3 de julio de 2017

Judith y sus Mascotas



Horacio Vogelfang - Piedra de Tropiezo

Leer en www.citaenlasdiagonales.com.ar - Horacio Vogelfang

Gloria Patricia Aceves - MI FANTASMA ROTO.

                                                                    


www.citaenlasdiagonales.com.ar


MI FANTASMA   ROTO
Pedían  tres  monedas  por  ti, y   no pude   pagarlas.
Cuando  te   vi, me  conmovió tu silencio,  tu  vista  escondida,  tus  manos   que   se   despedazaban como  prenda  dañada,  como sol  sin mundo. 
Querían  que   dejaras  de pertenecer  a   un sistema en  el  que   nadie  permanecería   contigo,  el tiempo  empezó a   destejer   tus   sueños,  tu llanto,  tu  vida.
Transparente  entonces,  te  llevaron para   venderte como  mercancía,   en  un  bazar gris,  en donde   deambulaban personas   que   no  sabían  mirarte.
Yo  pasaba por  ahí,  porque  sì, por pasear la silente espera que   he   conseguido,  encaminé tu historia   a  mi  encuentro sin  que lo  supiéramos,  lo  sé.
M i  fantasma   roto, entonces  te   vi, eras del  color  del  aire nublado, y te noté en tristeza.
Débil  y   volátil,  te  encadenaban   a  la  pluma de   un canario  ahora  muerto,  y   tu mirada   quiso sonreír por   dentro cuando  te   giraste   a  mirarme, y yo  sentí llorar mis  almas   cuando   noté que estabas   roto.
-        Tres monedas    cuesta.  ¿Se lo lleva  ?
-        Quisiera en  realidad poder  llevármelo y abrazar a este fantasma   roto.
-        Tiene   que  observar el  camino  que   con él haga, puesto  que   va   dejando pedazos por el  suelo, quizás pueda   recobrarlos, pero  si  cruza  por   el  río, no me   hago  responsable por las  piezas   que   ahí pierda.
-        No,  ese   camino no  he   de   tomar. Más sólo  una  moneda poseo,  tal  vez, lo podamos negociar.
-        No lo  creo,  lo  siento,  tres   es  muy  barato,  menos   no puedo.
-        Pero mire  las   condiciones,  un  fantasma   roto  requiere   de  mas  cuidado que  uno   compacto,  no  creo  que  hoy   nadie   llevárselo  pueda …
Mi  fantasma   roto  escuchaba  inclinando  su mirada  en  el  ángulo  que  se hacía grande  en
 mi  falda,  y  de matiz   otoñal, se  perdía  mirando  el  aire mecerla,  el continuo pasar   del  viento  entre      y  mis frases  para  poder   apropiarme   de    el.
-        No,  no  se   vende en  esa   cantidad,  antes   prefiero  matarlo  yo.
-        Esta  bien,  como  quiera,  si  no  es  negociable  un  fantasma   roto,  entonces,  me   voy.
Volteaste   a  mirar   mi  mirada   con  desespero,  con  aliento  de   traición,  tus   blancas  pupilas,  tus  labios desapareciendo  en  un enojo,  y   las  manos,  que   apretaban  la   atadura  que llevabas.


Me  detuve,   pregunté:
-        ¿Sabe   su nombre?
-        No, ¿ A   quién  le interesa?  es   un  fantasma   nada  mas
Miré mi falda,  miré   mi  historia, recogí mi  tristeza,  acomodé los   recuerdos,  me   sentí  culpable   de nuevo por   añorar  una  noche perdida,  y   emprendí  mis  pasos,  mi  viaje hacia   mi.
-Capitán Ruy Alvar  De Castilla   y   Abril- 
- Es mi  nombre,  Ruy Alvar  De Castilla  y  Abril.
Tu  voz   era  frágil,  de  aire,  tus palabras sin  peso,  el timbre   se confunde con  alas   de  pensamientos 
-        Que   bello  nombre   el  que   dices   tener. Conseguiré  las   tres  monedas,  te  llevaré   con migo y cuidaré que  no  te sigas  deshilando  más.
-        Esperarte    tendré, no  te   olvides,  mi existencia de  por  sí,  hueca   es,  no encuentro  donde  vivir en  mi,  donde estacionar  la   infancia   que   perdí,  y      que en  tu  espacio me quedaré.
Puedo  meterme  en  la pared y convertirme del  color del  espacio para   que   te   asegures  que   no  molestaré.  Además  prometo  enamorarme   de   ti, pensar  en  ti, sufrir por   ti.  Y en   la   noches,  llegar   a  tu aposento a   besar   tus lágrimas,  a   beber   tus  labios apócrifos,  a estar  dentro  de  los   sueños  tuyos, amarte   y   desnudar   tu piel añeja para   empezar   a poseerte.
Las   historias   de  mis   romances   habré   de   contarte,  y   abrazar   te propongo  enseñarte  mujer   de ojos  tristes, por   favor  no  te tome tiempo venir a llevarme.
Busqué conseguir lo  faltante  en  dinero para adquirir  al  más  hermoso  fantasma   roto jamás  encontrado, lo  remendaría, lo  amaría, lo  buscaría   dentro  de  mis  muros,  rasguñando levemente  paredes y puertas,  pensando  en  tocar  su  espalda al  buscarlo  en  la   superficie   fría,  con  ansiedad,  con  decoro,  con  aliento  de  compañía.
Vendí mis tres mejores   recuerdos,  empeñé  un  beso  doloroso, una  de  mis  almas,  la malbaraté,  y  mis   conocimientos   adquiridos  en  el  dominio  del  ser,   rematé.
Al  fin,  las  tres  deseadas monedas   conseguí,  y entonces,  corrí,  hasta   no  saber más. 
De respirar   casi  me  olvidaba,  de   pensar,  de  planear,  sólo  sentía,  sólo vivía,  y   veía  pasar  por  mis pies,  el  cemento reblandeciéndose al  tocarlo,  luego  la  tierra. Después  el pasto  roto,  cómo  mi  fantasma mi esperante y  fatigado fantasma   roto.
Busqué  con  al  comerciante,  que  por  mercancía   comerciaba   un  quebranto  de  tiempo, un  hálito  de   vida   sin ella, un  espasmo  de  locura   a  mi  mansedumbre.
Lo  encontré, lo  vi,  guardaba  ya   sus productos,  con mecánicos   movimientos  cuadrados,  insolentes  por  pragmáticos.  Pero  a  mi  fantasma   amado  no lo  vi, al  irme  acercando,  preferí  mirar el mar, la  luz,  el  sabor de un día sin sombra, para   no  notar   que  no  estaba más,  mi  fantasma, ¿lo  habrán   guardado  acaso  ya?
-Vengo por  Ruy Alvar  De Castilla y  Abril.   
Dije  en  tanto  mi palma  mostraba tres sólidas monedas, que me  permitirían pasar a la  otra  parte de   mi  vida.
-        ¿  Ruy Alvar  De Castilla   dice?
-        El  fantasma   roto,  vengo por el
-        Lo  siento  señorita,  no podrá   ser,
-        ¿Lo  vendió  ya?  o  tal  vez   el  precio  subió,  no  importa, lo  pagaré.
-        ¿El  precio? No  mujer, eso  no  es. Pasa   que   cuando  se   fue  usted,  el  Fantasma   Roto,  se  inquietó,  arrastró la   cadena   y   gritó  para que   regresara  usted.
-        ¿Y que  pasó luego?
-        Pues   que  las  lágrimas   se   agolparon  en  sus  ojos  impresentes…
¿Y…?   Acabe ya.
-        Pues   que por  las   grietas que  tenía,  él  empezó  a  llorar, yo lo  veía  y   con  gestos   le   decía  que   si  no  era   usted,   alguien  más se lo llevaría. Luego,  escuché   un  sonido  hueco un  estallido,  de  nada,  de   voces  calladas,  de ecos muertos.
-        ¿Colapsò?
-        Si,  tu  fantasma   roto acabó  estallando. De él  sólo  quedó  esta  pluma de canario  a  la   que   estaba   atado,  si  la   quieres  por  las   tres  misma   monedas,  te  la   doy.
-        Mi Ruy Alvar  De Castilla ,  roto,  atado  a  una  pluma, atado  a    mismo ,  mi fantasma   tardío ¿ Porqué  no  esperaste  por  mi?.
Dejé  caer el  dinero,  junto  con  tres lágrimas,  tomé la  pluma  del  ave. Se derrumbó  mi  espacio.
Estalló la  única   alma   que   me   quedaba,  y   decidí estar   en  la   tristeza   envuelta.
 Ahora,  prefiero  permanecer   aquí,  miro mis  paredes,  rasguño las   almohadas,  temo  a  la   noche,  a   mi  cama,  a   mi  voz.
Ya   no  salgo  de   aquí,  de  pronto,  sentí  miedo  de   caminar  y  no  encontrarlo,  de   andar  por   ahí  y   recordarlo.  Lo vi  tan  poco  tiempo, y me   transformó,  me   conquistó,  y   con  él  se  llevó  mi  nulificada   vida,  ya   no  soy  más   nadie,  ahora,  quisiera  convertirme   en un  fantasma  de  él.

Cuento  creado por:   Gloria  Patricia   Aceves  Ramos.

Nov.  2010