16 de enero de 2016

Rumbo a Control Por Raquel Cors Ulloa Psicoanalista miembro de la NEL y la AMP






Rumbo a Control



Estaba a punto de salir de viaje, rumbo a control. Me había comprometido a escribir algo en el camino, ese algo siempre es contingente, incalculable. Llevaba conmigo algunos casos en los que se me planteaba lo que suponemos conocer teóricamente, como objeto causa de deseo, o bien, como sujeto deseante, en falta - posiciones que basculan en la práctica. Si algo funciona en análisis, en la formación epistémica y el control, es gracias a la transferencia - a partir de ahí este trozo de experiencia en que un análisis tiene su parte.

El deseo de control había tornado un giro en mí recientemente, ya sea para solicitar control, ya sea para alojar demandas de control. Así como cuando se está dentro de un cuadro, solo que en estos casos se trata del cuadro clínico. Una vez allí, no sabemos descontar nuestra presencia, ni prescindir de sus efectos, como señala Jacques-Alain Miller sobre la práctica del control, en tanto ésta nos sirve para lavar las escorias remanentes que interfieren en la cura[1].

Llevaba conmigo casos y por supuesto algo de mi propio caso. Uno de ellos, no tenía ni píes ni cabeza, no había podido armarlo, formalizarlo, darle un lineamiento. Me escuché decirle al analista con quien controlo que la paciente tenía un diagnóstico médico como el mío y que no quería dejarla caer… El, me sugirió lleve a mi análisis ese punto y mientras me interrogaba sobre el caso, cada palabra me interpelaba; estaba ahí mi cuerpo en una brutal identificación con mi paciente. Mi autoreproche no se hizo esperar, me recriminé por el infortunio de ese sujeto, que luego de un calvario de malos encuentros con la ciencia, se topó -le dije al analista controlador- con una analista que “no está a la altura”. Con esto y para colmo, reafirmaba el espejo esta vez superyóico de lo señalado en ese memorable control. De ahí en más, un vaciamiento de goce....


 www.citaenlasdiagonales.com.ar