26 de agosto de 2015

Mariana Koppmann - Las Artes en la Comida.


Mariana Koppmann

CUANDO TENER TRES PADRES ES LEGAL por Silvia Elena Tendlarz






Silvia Elena Tendlarz
CUANDO TENER TRES PADRES ES LEGAL
Crónicas porteñas de Silvia Elena Tendlarz

Un hecho sin precedentes ocurrió el jueves 23 de abril 2015 en Argentina: el registro Provincial de las personas de La Plata, Buenos Aires, autorizó la "triple filiación", en este caso de dos madres y un padre.
Valeria y Susana se casaron a través del matrimonio igualitario en 2012, actualmente vigente en Argentina. Hernán era un amigo de la pareja. Gracias a la fertilización asistida practicada por una de las dos mujeres, que es médica, nació Antonio que actualmente tiene un año.
La copaternidad, definida como el acuerdo entre personas que no son una pareja para tener un hijo en común, de gran expansión en la actualidad no solo entre personas homosexuales sino también heterosexuales, generalmente involucra a dos personas en lo que concierne a la inscripción legal. Esta nueva configuración de lazos parentales múltiples, con la presencia de tres padres existe desde hace tiempo por el recurso a un donante.  Lo novedoso es la inscripción legal en la que se reconoce este tipo de familia ampliada.
Para la legislación argentina no se puede tener más de dos vínculos familiares cualesquiera sea la naturaleza de la filiación: una madre y un padre estén casados o no, dos madres o dos padres solo si están unidos en matrimonio.
Madre es quien pasa por el parto, y el padre, que puede o no estar unido a través de una alianza amorosa o legal con la que es la madre, se vuelve tal ya sea por reconocimiento de la paternidad o por un examen de ADN cuando la justicia lo requiere. En este caso el criterio biológico o genético de la filiación prevalece sobre el lazo de la pareja.
Pero a través del matrimonio hombres y mujeres pueden volverse padres por ser los conyugues tanto para heterosexuales como para homosexuales.
Por ejemplo, antes del matrimonio igualitario las parejas homosexuales podían realizar una Unión Civil en el Registro civil declarando así su relación de pareja y eso le otorgaba una serie de derechos y obligaciones pero no le brindaba la posibilidad de la copaternidad. Con el matrimonio esto se modifica pero solo de a dos. ¿Cómo lograron entonces ser tres?
Las legislaciones internacionales introducen generalmente el anonimato en la donación de gametas. Así, el donante de esperma firma una renuncia al derecho de reclamar el reconocimiento de su filiación del niño o niña concebido por la fertilización asistida.
En este caso, Hernán aceptó ser el donante sin renunciar a su derecho de volverse padre puesto quería serlo y participar en su crianza, y las dos madres estaban de acuerdo de que lo fuera. Se conjugan así dos cuestiones legales que posibilitaron la triple filiación. Primero, las dos mujeres estaban casadas de acuerdo a la ley de matrimonio igualitario por lo que una es madre porque pasa por el parto, y la otra mujer es la conyugue por lo que también puede ser la madre. Segundo, no existe una renuncia al reconocimiento de la paternidad que en general se gestiona en las instituciones que mediatizan la donación de esperma.
Las autoridades provinciales emitieron una resolución especial para anotar al niño con los tres apellidos a pesar de que no existe ningún antecedente legal. Tomaron como fundamento que la "realidad familiar" merece la protección, la tutela y el amparo del Estado. El padre, junto a las dos madres, tendrá derechos y deberes relativos a los alimentos, la herencia, los viajes al exterior y otras cuestiones.
De todas formas, dado que esta resolución queda en oposición a la legislación argentina de la exclusividad de la doble filiación, queda por verse sus alcances en los distintos aspectos legales concernientes a la paternidad, y hasta qué punto puede incidir en nuevos pedidos jurídicos o administrativos de esta índole.
"Conformamos un nuevo modelo de familia", afirmó una de ellas. Este tipo de familia con reconocimiento legal tiene su antecedente en febrero de 2014 en Canadá en la que fueron reconocidas dos madres y un padre sin necesidad de recurrir a un juicio, otorgándole al padre un régimen de visitas y la posibilidad de incluirse en las decisiones sobre el hijo, pero sin que eso signifique que tengan los mismos deberes y derechos.
La partida de nacimiento de Antonio será sin duda el antecedente legal para las nuevas familias del siglo XXI que en este caso se basó en la llamada "voluntad procreacional" del matrimonio y del donante. El vínculo amoroso de las dos mujeres y el deseo de un hijo de estos tres sujetos fue tomado en cuenta para el reconocimiento de la familia, es decir, la alianza y el linaje intervienen en una forma inédita hasta ahora. Se pone así en evidencia que el niño, como lo afirma Eric Laurent, es el que distribuye en nuestro mundo contemporáneo los lugares de madre y padre y es, sin lugar a dudas, el centro de estas nuevas configuraciones familiares.

Buenos Aires, abril de 2015


Juan Pedro Aparicio- Minificciones- León, España.

Juan Pedro Aparicio


ERÓTICA CUÁNTICA

            JUAN PEDRO APARICIO


                             Femme fatale




(Para Lola, con todo el odio del que puede ser capaz un hombre enamorado)


El número seis se repetía acaso demasiado en su teléfono como para que no tuviera algún vínculo con el Diablo.

Me mostró lo que yo más deseaba ver. Me dejó tocarlo. Me dejó acariciarlo. En la entrada había como una mariposita muy delicada y tierna: la besé.

Me dejó entrar.

Nunca jamás pude salir de aquel infierno.


                               Croquetas

 –Recuerdo ahora –dijo lord Linslade– el caso de aquel juez que tuvo que ocuparse del suceso más extraordinario jamás ocurrido en los ambientes de la alta cocina londinense, si se me permite hablar así. Y precisamente una de las protagonistas era compatriota de nuestro querido embajador de España, dueña con su marido de un restaurante en la mejor zona de Kensington; según parece, una cocinera extraordinaria. El marido, un galés educado en Francia, admiraba sus dotes culinarias pero discutía con ella los nombres de los platos. Si él, para bautizarlos, abusaba de lo poético y hasta de lo celestial, ella se inclinaba por lo más áspero y prosaico, uno de sus platos, por ejemplo, tenía el imposible nombre, y se lo digo en español, de atascaburras. El galés, por lo visto, era además muy posesivo. Un buen día mató a dos clientes del restaurante en un ataque de celos. No a uno, sino a dos. ¿Habían ido a la cama con ella? ¿Le habían dirigido palabras obscenas? Nada de eso, simplemente la habían mirado fijamente mientras manipulaba la masa de las croquetas. El juez, un buen juez inglés, antes de dictar sentencia, se acercó al restaurante y entró en la cocina. Lo hizo más de un día, hasta que pudo ver con su propios ojos cómo la española daba forma entre sus manos a la masa de las croquetas, unas manos blancas, finas y sensuales que envolvían suavemente los blandos cilindros hasta que tomaban la consistencia adecuada, primero uno, luego otro, y lo hacía con un mimo y una delectación muy especiales… El juez se sintió tan turbado que cualquiera podría pensar que eso iba a librar al marido de una larga condena; pero ocurrió lo contrario, la sentencia fue lo más dura que permitía la ley. Y ya, con el marido a buen recaudo, el juez se convirtió en el mejor cliente del restaurante. Siempre pedía croquetas.



(Del libro London Calling, de próxima aparición)

 

                                El Despertar



David, un chico tímido y callado, se cayó de la motocicleta y quedó en coma.

Los médicos, al cabo de un tiempo de tenerlo en el hospital, aconsejaron que volviera a casa, pues solo cabía esperar que el ambiente familiar consiguiera el milagro de recuperarlo. Pero pasaban los días y no mejoraba, de modo que a su alrededor había ido creciendo un ambiente de gran desesperanza.

Luisa, una compañera de colegio, de apenas quince años, acudía a visitarlo. A solas con él, le leía poemas de Gustavo Adolfo Bécquer y le hablaba. Su voz, muy animosa, parecía negar la existencia de la tragedia, recuperando para la casa un cierto aire de normalidad.

Uno de esos días, precisamente aquel en el que Luisa estaba más desanimada por el escaso fruto de su empeño, acarició a David largamente la frente en un gesto que acaso fuera el de una inevitable despedida. Le pareció notar entonces que la sábana se movía como empujada por el diminuto mástil de un circo.

Alegre y confusa, y también asustada, gritó para que vinieran los padres del chico.

–¡Se mueve, se ha movido, lo he visto!.

-¿Cómo que se mueve? ¡no se mueve -dijo el padre, entre irritado y frustrado –. Soy partidario de desconectarlo y que deje ya de sufrir –añadió abatido.

-¡No, no lo haga! –le suplicó Luisa.

Volvió al día siguiente y repitió sus caricias, y al otro y al otro, siempre sin resultado. Al cuarto, se atrevió por fin a meter su mano debajo de la sábana y comprobó, no sin gran turbación, que lo que tocaba estaba muy vivo, ¡muy vivo y gozoso! Pero ¿cómo decírselo a sus padres? (continuará).

Juan Pedro Aparicio - Minificciones - Bio - León, España.

Juan Pedro Aparicio


BIOGRAFÍA
-       Juan Pedro Aparicio nació en León. Estudió Derecho en las Universidades de Oviedo y Madrid. Especialista en Comercio Exterior fue durante años responsable de Internacional de una empresa de alimentación. De 2005 al 2009 ha sido Director del Instituto Cervantes de Londres.
-       De 1975 data su primer libro publicado, El origen del mono y otros relatos, al que siguió su novela Lo que es del César (1981). Con El año del francés consiguió un amplio reconocimiento, confirmado con la concesión del premio Nadal en 1989 por Retratos de ambigú. Del resto de sus novelas habría que destacar La forma de la noche (1994), elogiada por la crítica más exigente, así como las dedicadas a las andanzas del comisario Malo. Nuestros hijos volarán con el siglo (2010) es su último libro publicado. En 2005 recibió el premio Setenil de Cuentos al mejor libro de relatos publicado ese año por La vida en blanco. Parte de su obra ha sido traducida al inglés, alemán, chino, ruso, y otros idiomas. Su libro El Transcantábrico ha inspirado la puesta en marcha de un tren turístico con el mismo nombre.
    

-        NOVELAS: Lo que es del César (1981). El año del francés (1986).  Retratos de ambigú (1989). La forma de la noche (1994) Malo en Madrid o el caso de la viuda polaca (1996). El viajero de Leicester (1998). La gran bruma (2001). Tristeza de lo finito (2007). Nuestros hijos volarán con el siglo (2013) Memorias noveladas: Qué tiempo tan feliz (2000).

  

-       RELATOS: El origen del mono y otros relatos (1975). Cuentos del origen del mono (1989). La vida en blanco (2005) La mitad del diablo (2006). El juego del diábolo (2008)  Asuntos de amor (2010).

-       

-       - ENSAYO: Ensayo sobre las pugnas, heridas, capturas, expolios y desolaciones del viejo Reino, (1981).

     

-       - OTROS: Los caminos del Esla (1980). Libro de viajes; con José María Merino. El Transcantábrico (1982). Libro de viajes. Sabino Ordás: Las cenizas del fénix (1985). Colección de artículos periodísticos. Con Luis Mateo Díez y José María Merino. ¡Ah, de la vida! (1991). Colección de artículos periodísticos. La mirada de la luna (Diez días entre los nietos de Mao) (1997). Libro de viajes.

25 de agosto de 2015

Zulma Fraga- Bs As Argentina- Minificciones - Bio





Los hijos no hablan

Zulma Fraga

        Ella es la mamá de la adolescente muerta. Violada y asesinada.
        No somos amigas pero la conozco, mi hijo y la suya estaban en  el mismo curso y mi nena va también a esa escuela. Nos hemos visto en reuniones de padres, en los festejos escolares, nos cruzamos en el supermercado, en la farmacia; vivimos en el barrio, la ciudad es chica.
        Me acerqué a ella después del horror, algo le dije, no sé muy bien qué, pero no he dejado de pensarla en estos meses, imagino cómo se siente, cómo será entrar al cuarto de la hija, ir sabiendo de a poco que faltaba a la escuela, que no estaba donde decía estar, que encontraron marihuana en su mochila; que tenía, poco más que niña, una vida sexual muy activa, que sus amigas la cubrían. Quizás, como el asesinato, todo esto le cayó encima de golpe o a lo mejor iba pensando, como yo, que hay un momento en que los hijos se transforman, no nos hablan, viven una vida de riesgo, propia y diferente de la nuestra.
        Pensando como yo cuando veo en qué poco tiempo mi hijo ha pasado de ser ese niño risueño, alegre y bullicioso, a este que está en la casa como no estando, encerrado en su cuarto, que no me habla, que todavía, muy de vez en cuando, me abraza y me dice que me quiere. Ese desconocido que me dice que me quiere es el que la violó y la mató.
       


Bailarinita

       Bailarinita a veces toca el acordeón en el subte, reparte besos y espera monedas. Tiene la piel dorada, los ojos color miel, el pelo apenas rojo, enmarañado y un poco sucio. Del escueto pantalón emergen sus piernas rotundas, que mira el pasajero de saco y corbata. Ávidamente.
      
                                                              De Subirse al micro





MEDIODÍA
Era un mediodía caluroso de noviembre y yo dejé que me tocara. El galpón estaba oscuro y olía a polvillo de avena, a cáñamo húmedo, a algo ligeramente ácido, a tiempo detenido. Por los agujeros de la chapa se descolgaba una luz redonda, de una blancura desfachatada que por momentos parecía levantar una neblina apenas azul.
        Estaba sentado contra la pared, sobre un rollo de cuerda. Era un hombre parco, oloroso a humo de leña, con manos sensitivas, delgadas y muy morenas. Yo crucé el galpón como en oleadas, me paré junto a él, de perfil y me saqué el vestido. Estaba transpirada y con una bombacha blanca. Él esperó que el aire me enfriara un poco la piel y luego estiró las manos y me tocó. Una caricia lenta que fue subiendo por las piernas, se sostuvo en mi cintura, me contorneó los pechos y me rozó como un soplido caliente los pezones. Después se metió entre mi bombacha y mi sexo. Se quedó ahí, quieta, sintiéndome latir. Y me tocó. Sabiamente, como si también él tuviera una vagina y supiera con absoluta exactitud dónde hay que rozar, dónde insistir, dónde hurgar. Yo estaba muda y le oía una respiración entrecortada, casi angustiosa.
        Entonces me puse el vestido y salí a la luz del mediodía. En el galpón se escuchaban sollozos, un ahogo, no llegaba a ser llanto.

                                                                       De Marginales


Zulma Fraga
Argentina

Zulma Fraga: nació en Realicó, La Pampa. Vive y trabaja en Buenos Aires, Argentina
Publicaciones: (entre otras)
                        1998 Relatos del Piso 12, Editorial Florida  Blanca.
                        2004 Marginales, Editorial Piso 12
                        2005 el músico y Angelita, Editorial Piso 12
                        2012 cuerpos en tránsito, Editorial Piso 12
                        2013 Subirse al micro, Editorial Piso 12
Incluida en:
                        2004 En frasco chico, Antología de microrrelatos, selección de  las Prof. Silvia Delucchi y Noemí Pendzik, Ed. Colihue, CABA, Argentina
                        2007 Relatos para Sallent, Selección del Concurso de Relatos Cortos para leer en tres minutos “Luis del Val”, Edición del Ayuntamiento de Sallent de Gállego, España.
                        2007. Grageas. Antología de 100 cuentos breves de todo el mundo, Ed. Desde la gente, Buenos Aires, Argentina
                        2007 Cielo de Relámpagos, Antología de microrrelatos de autores latinoamericanos, selección de María Cristina Ramos, Ed. Ruedamares,, Neuquén, Argentina
                        2009/2010 Antologías del V y VI Encuentro Nacional de Narrativa, Bialet Massé, Córdoba, Argentina
                        2013. Basta, 100 mujeres contra la violencia de género, Editorial Macedonia
Actividades: (entre otras)
1993. Participa en Sobre los filos, muestra conjunta de literatura, música, plástica y compaginación audiovisual, en la Galería Archimboldo, Buenos Aires, Argentina.
                        1997. Participa en Aproximaciones, experiencia itinerante dentro de un libro. Muestra interdisciplinaria idea y realización del equipo Andaduras. En el Museo de Arte Moderno, Buenos Aires, Argentina.
                        2004. Participa en la muestra Take back the Night, Fredericton, New Brunswick, Canadá.
                        2008. Participa en Expotrastiendas con Cromofonías muestra multimedia de microficcionistas, diseñadores gráficos y animadores
                        2011. Participa  en las mesas de lectura de las V jornadas Nacionales de Minificción, Mendoza, Argentina.
                        2012. Participa como coordinadora de mesa y lectora en la IV jornada de Microficción, Feria del Libro, Buenos Aires, Argentina.
Premios:
1997 Segunda Mención en el concurso de Poesía MOSTRARTE  97, Facultad de Psicología, UBA
2000 Diploma de Honor en el Certamen Poético del II Encuentro Internacional de Poetas de la Nueva Pléyade, Glendon College, York University, Toronto, Canadá.
                        2006. Seleccionada para publicación en el concurso “Luis del Val. Cuentos para leer en tres minutos”, organizado por la Casa de la Cultura de la Municipalidad de Sallent de Gállego, España.
Condujo desde 1996 hasta 2007 el programa radial Contextos y es codirectora de Editorial Piso12