27 de marzo de 2015

letras. poéticas. lecturas lacanianas





…Y entonces escribí...  letras. poéticas. lecturas lacanianas

La decisión de compilar en un objeto-libro distintos textos (en su mayoría ya publicados) se precipitó al descubrir que su diversidad convergía en un punto: mi deseo de evitar el psicoanálisis aplicado a la literatura y de mostrar, al contrario, lo que distintos autores de este campo podían despejar sobre los fundamentos de la praxis psicoanalítica, especialmente sobre la función de la letra como lo escrito en el cuerpo y de la escritura como invención poético-sinthomática.

Por qué escribí cada uno de los que ahora son los capítulos de letras. poéticas... ya es otra historia; o, más bien, otras historias: en plural, pero por la singularidad con la que cada escritor elegido me causó con su texto "escribible". Así llama Roland Barthes a los textos que, entre otras propiedades, generan lectores activos que los escriben y reescriben al leerlos. Lacan quizá diría que son textos escribibles aquellos en los que, precisamente, no todo se escribe.

Hasta aquí, dos razones, entre otras, sobre por qué publiqué y escribí lo que publiqué: significaciones posibles en la retroacción de un efecto.

Hoy, cuando releo con pudor e impudicia letras. poéticas... me topo con un texto que, como al inconsciente, debo aprender a leerlo para que tenga la chance de reescribirse como otro en un surco que no puedo anticipar. Y esta nueva vuelta solo ocurrirá si al menos un lector me acompaña en la tarea. Porque escribir es un acto en soledad, pero no sin otros; y porque publicar implica otro tipo de riesgo, acaso más parecido a enseñar, e incluso a analizarse.



Alejandra Eidelberg
enero de 2015