28 de noviembre de 2014

Gabriela Aguilera V - Microrrelatos Negros.





Microrrelatos Negros

Opciones
        Se dijo que tal vez hubiese sido mejor el divorcio.
       Pensó en eso un minuto nada más, porque tenía poco tiempo para deshacerse del cuerpo.
(de FRAGMENTOS DE ESPEJOS, Ed. Asterión, 2011)
Estar pedido
A Elena Gaete Solís

        Mandar a matar a alguien es difícil. Primero hay que pesquisar a quien lo haga y asegurarse de que lo haga bien. Hay que contar con el dinero suficiente. Puesta en ese trance, no se va a poner una a regatear. Luego surgen las dudas, los miedos, porque, se dice una, si me descubren, me van a secar en la cárcel. Dan ganas de deshacer el trato. Incluso se apela a los recuerdos buenos para reunir valor y no hacer lo que una desea. Pero ahí está, desplomándose sobre la cama, haciendo zapping hasta adormilarse, babeando la almohada.
       Ahí está, ese ser detestado, haciendo gala de atributos tan poco atractivos. El baño sembrado de pelos, porque está quedándose calvo. La toalla húmeda en el suelo, la uña encarnada y esa panza que desborda el pantalón. Suda tanto. Y ahora padece de reflujo y acidez estomacal.
      Ahí está, arrebujándose en la ropa de cama, comiendo a dos carrillos, hablando de sí mismo todo el tiempo.
       Entonces una recupera las convicciones, lo quiere fuera de su vida y hace la llamada y hace el trato y espera, mordiéndose las uñas, a escuchar los seis balazos en la calle, junto al portón de la entrada.

(de FRAGMENTOS DE ESPEJOS, Ed. Asterión, 2011)

Buenos propósitos
En memoria de Oriana Meneses

Quiero que estés presente para los hijos aunque ya no seas el hombre que amo. Intento hacértelo entender, con el hilo de voz que me queda mientras aprietas mi garganta con tus manos.

(de FRAGMENTOS DE ESPEJOS, Ed. Asterión, 2011)