21 de agosto de 2012

"Vocaciones de los niños": Valentín

Valentín nuestro invitado mas chiquitito.
Pueden suscribirse a nuestra Revista Lacaniana de Psicoanálisis y Cultura llenando los datos en el Buzón desplegable de la Home de www.citaenlasdiagonales.com.ar

Vocaciones de los niños: Valentín



Conozca más entrevista de nuestra sección "Vocaciones de los niños" haciendo click aquí

Leonardo Gorostiza, english version: “Of psychoanalysts, today” (3/3)

Leonardo Gorostiza, english version: “Of psychoanalysts, today” (3/3). You can also read part 1 and part 2.

Traducción al inglés de nuestra entrevista a Leonardo Gorostiza, presidente de la Asociación Mundial de Psicoanálisis. Para acceder a la desgrabación en español, ingrese a "Del médico, psicoanalista" (parte 1), "El análisis lacaniano" (parte 2) y "De los pricoanalistas, hoy" (parte 3).

Cita en las Diagonales, revista audiovisual de psicoanálisis y cultura dirigida por Tomás Hoffmann y Susana B. de Hoffmann. Visite www.citaenlasdiagonales.com.ar y síganos en www.facebook.com/susanahoffmann.

Traducción realizada por Felicitas Soria.


Leonardo Gorostiza, english version: "Of psychoanalysts, today" (2/3)


-Tomás Hoffmann: Our next questions are for Leonardo Gorostiza in his role as president of the World Association of Psychoanalysis (WAP). A position that implies an active role in ensuring the circulation, the preservation and setting up of psychoanalysis in our world. Today’s world is not the same as it was years ago. Our world has changed in some key matters, like the decadence of the parental role, the incredible amount of objects produced by technology, the great quantities of drugs in reaching distance. The Oedipus Complex has been touched. What place, what role have psychoanalysts got today?
-Leonardo Gorostiza: A difficult place, a difficult condition. Lacan said that psychoanalysis does not have its future assured, which also assumes a relationship with temporality, if we follow our earlier comments precisely. There is not an eternity in which psychoanalysis can hold itself. If the unconscious were eternal, psychoanalysis would have its future assured forever. I will try to come back later to what place and what role there is for the analyst in this context, but I think that it is good to talk about what you said, the Oedipus Complex, and the loss of the meaning of the Freudian discovery of the Oedipus Complex, such a known thing, such a familiar thing. Now when someone goes to be analysed, they have with themselves prêt-à-porter interpretations. And there is also a decadence of the parental role. There is something of the Oedipal normative that is in decadence. The WAP has two great federations, the EuroFederation of Psychoanalysis (EFP), that includes all the Schools of Europe, that are four; and what we call AFPLA (American Federation of Psychoanalysis for the Lacanian Orientation), that represents the three Schools of the Americas. These schools organise, every two years, meetings in each hemisphere. Those are different WAP congresses that gather together all the members in the world. It has just been announced the title and theme of the EEP next congress. The title is, Après L’ OÉdipe, which means “After Oedipus”. There is a subtlety in that title, because Lacan spoke, after his first teaching of returning to Freud, of a “beyond Oedipus”. But it is not the same a “beyond Oedipus” than an “after Oedipus”.

-That “beyond Oedipus” assumes an analytical orientation that, if there is Oedipus, there is also a beyond it. This proposes something like a spatial reference: a here and a beyond. The “after Oedipus” means that Oedipus is not here, or, in any case, is no longer what it was, paraphrasing the title of this last congress. I think it is important to raise this matter of the before and after, because they also relate to the issue of temporality, which I think it is crucial. The spatial dimension, which belongs to the phantom, is related to eternity, whereas that crossing of the phantom, beyond the phantom, has an order of a before and an after that includes this dimension of temporality.

-Now, what is the place of the psychoanalyst in this context? There are formulae that we say a lot, in our community. For example, we could say, since you mentioned objects and technology, if individuals, each of them, seek to fill themselves with the products the market and technology offer them – products that are very useful, of course, and that we have to use, but it is different than to fill themselves with them. The psychoanalyst is called upon here to fill the place of one of those objects in order to introduce a fundamental change, because technology objects impact on what we call jouissance, each person satisfaction, to enter them in a quantitative system. That means: to have got more or less satisfaction regarding the best or worst object of technology one has. The nearer I am to the object, the more satisfaction I will have. That is the illusion, but afterwards, a new object will appear and so on. If I have access to a more obsolete object, I will have less satisfaction. But the problem is that each person satisfaction revolves around a system of “more and less”, which is a quantitative system, whereas the psychoanalyst - and this is the function of the psychoanalyst - will strive for the suffering individual to be revealed that in that place of suffering, there is a satisfaction that is absolutely unique, absolutely particular, his satisfaction, and that it is beyond the Capitalist market’s logic. That is what we call to be able to localise what satisfies his symptom. Now and then, Jacques-Alain Miller used a formula that I like repeating, which is that when talked about the nobility of the symptom. That is somewhat a paradox; we usually understand nobility in terms of lineage, of titles being transmitted from generation to generation. Instead, the symptom, being singular, has strange nobility; it has got somewhat bastard nobility, we could say. The idea is as follows: that for each individual to access that, and elucidate – fundamentally – the modality with which he is satisfied; a place where each of us limps, trips, fails. And this sends back the matter of the end of analysis, of which we were talking earlier, because, in a certain way – and in my experience it has been like that – after the crossing of the phantom there was a period that ended in what we call the identification of the symptom, that acknowledging of the symptom. This means, acknowledging the jouissance that each has got in that dimension which is absolutely singular.

-Now, if we return to the XXI Century... returning to that issue of the symptom, one the characteristics of our civilisation is Anthony Giddens, the British sociologist. He could define a formula that I like to remember, that speaks of a post-traditional period. It is true; our time is post-traditional because all traditions have fallen. At least in Occident. We have to be careful with this, right? In Orient they have another history and another culture, but the fall of the traditions produce that the individual no longer have a way of satisfaction ordained by a determined community and an offer of emblems with which identify ourselves firmly.
-Since the individual has lost that, those elements that are a source of identification and also of regulation of the ways of satisfaction, what takes relevance in front of that emptiness that the fall of traditions leave are the objects of technology. In that, our positions as analysts, that is... It is not about to bring back to life the signifiers of tradition, something that is impossible. We do not miss the name of the father, nor want his return, and we do not abide by that quantification of the personal satisfaction that the objects of technology introduce. The alternative is that the individual may guide himself in something different than the signifiers of tradition with the objects of technology. That is what we call the symptom. May the symptom be the way, when each one can elucidate it, of directing themselves in their lives.


Traducción realizada por Felicitas Soria

17 de agosto de 2012

Leonardo Gorsotiza, english version: "Lacanian analysis" (2/3)

Leonardo Gorostiza, english version: "Lacanian analysis" (2/3). You can also read part 1 and part 3.

Traducción al inglés de nuestra entrevista a Leonardo Gorostiza, presidente de la Asociación Mundial de Psicoanálisis. Para acceder a la desgrabación en español, ingrese a "Del médico, psicoanalista" (parte 1), "El análisis lacaniano" (parte 2) y "De los pricoanalistas, hoy" (parte 3).

Cita en las Diagonales, revista audiovisual de psicoanálisis y cultura dirigida por Tomás Hoffmann y Susana B. de Hoffmann. Visite www.citaenlasdiagonales.com.ar y síganos en www.facebook.com/susanahoffmann.

Traducción realizada por Felicitas Soria.


Leonardo Gorostiza, english version: "Lacanian analysis" (2/3)


-Tomás Hoffmann: You told us that you took your time...
-Leonardo Gorostiza: Several years later... I took my time, as befits an obsessive structure: a long time, thinking about when the time for a Lacanian analysis would be. Taking into account that, due to my studies and to my growth through the mechanisms, which you mentioned a while ago... Let’s take into account that the analytical “training” goes through a fundamental form, a Freudian form that Lacan also keeps up. That form is the analyst’s personal analysis. This is very important: the control he keeps of his patients as an analyst, and the study of the texts through critique. So, I took my time until I reached a point where I had to take a further step.

-Accompanied by any symptom, any sufferings, like you were saying earlier?
-The symptom, as a matter of fact...there is a equivalent structure with the first demand. The first demand of my analysis was regarding my analytical studies. The second demand is done regarding a Lacanian education. After a few meetings, a couple more, the suffering that had not revealed itself during my first analysis comes to light: not be able to stop thinking. I remember the crucial moment when, after the analyst called the end of the encounter, I come back for my next meeting and tell him: “I kept thinking about why I told you I had kept thinking”. When that hesitation came up, we began my analysis. And the symptom isolated itself under a non-stop thinking, not being able to stop thinking; with the tormenting effects this has, and the bodily effects accompanying it.

-And, how through an analysis that promotes thinking, were you able to deal with the issue of not being able to stop thinking?
-Because the analysis is about free association; not so much about thinking, and thinking, and thinking. Although, due to the structure that, somehow, never gets cured definitely, whether it is obsessive or hysterical, there has been a quality in my analysis that has a lot to do with the “construction” work I’ve done. And this has been present in the testimonies I’ve done to the community, where the recurring subject is the risk of wanting to make everything fit. The symptom, not being able to stop thinking, a short time after it became isolated, found a particular signifier, an important one to get at the beginning of the analysis, which was the signifier “shoehorn”.[1] This relates to my family’s history through different ways. My maternal grandfather was a shoe seller; and one of my uncles, my mother’s brother, was too. They sold shoes. When the signifier “shoehorn” could be pinpointed during my analysis, the symptom transformed, I can say this now, into not stopping to fit one thought with other. This is fundamental... for example, not stop thinking is a typical symptom of the obsessive. As such, it applies for all obsessive people; whereas in my case, not being able to stop fitting one thought to the other introduces a particular signified. And it is fundamental that in each analysis, and I say this through my experience, the signifier comes out, the particular word of that symptom. That will open the way for the elaboration of that symptom in a subject’s particularity.

-Something that surprised me in your testimonies was the importance, the great importance you give to telling your dreams. Dreams that don’t appear to have continuity, that don’t fit with each other. Dreams that are moments of intuition, often accompanying great changes, maybe marked, condensed or produced by the latter. In 1900 Freud writes “The Interpretation of Dreams”, his grand work about the interpretation of dreams. What would you like to tell us about the importance dreams have had, and continue to have, for you?
-First of all, I would like to say something about a certain Lacanian doxa that circulates in our field: the idea that due to Lacan last teaching, there is something like a depreciation of the value of the dreams. I think this must be clarified: what does exist in the Lacanian orientation, further deepened at the end of Lacan’s teachings, and that we take as guide, is the position of the analyst in his interpretative task, if we can call it that, regarding the patient’s dream, the analysand.

-Indeed, what we do is not deciphering the dreams, like you said earlier, as in the traditional Freudian way. In it there was something like an attempt to exhaust, a fulfilling that could be found in the centre of the dream, of which nothing can be said. But also, the multiple meanings of the oneiric images can be deciphered in different ways: the hidden meaning behind the dreams that dreaming reveals in a ciphered way in the shape of a hieroglyph.
-It is true that as psychoanalysts of the Lacanian orientation – I place myself in that position – we don´t interpret dreams in that way. Deciphering the dreams is a work for the patient. In that sense, I think that dreams have absolute validity, and they continue to be a main road to access the unconscious, like Freud said. But also, the unconscious in its most radical dimension, what we call – it is a very technical term – the real unconscious. It is not the unconscious what will give meaning to the dream or symptom, but that kernel, that incurable nucleus that I mentioned earlier. Now, what I do believe is that, in my experience at least, throughout a Lacanian orientated analysis, a change in the perspective about how to interpret dreams can happen. It is quite different to interpret dreams under the oedipal sense – and we know that we can always find an oedipal or sexual sense to everything if we want – from reading the logic underlying in some of those dreams. In my experience, you mentioned that there were dreams that, yes, have been fundamental inflection points. In my second analysis there are two fundamental dreams. There were others... I have talked about some of them, but two were crucial: one articulated with the crossing of my phantom, and another with the triggering of the end of the analysis, when the end of the analysis happened. You gestured when I said crossing of the phantom. The idea is that each of us has a stage, a kind of fundamental stage. And the analysis reduces bit by bit the images of that stage up to the point where there is only a minimal structure, on which that stage hinges.

-And it is a stage that place us in the world, it is not something else, it is quite important. In my case, I had a dream that ended with the dome of a cinema, or a theatre being opened, and I was discovered in a kind of voyeuristic attitude, by a helicopter that appeared over the whole scene, and I discovered horrified that I had been photographed, discovered in flagrante, watching.
-That dream allowed the isolation of that minimal formulation of the phantom, which in my case was “an eye fits in the gap”. An eye fits the crack. And that gap referred to a fundamental scene of my childhood, where I was watching a very visually strong scene through a gap in the blind. That would be the crossing of the phantom, being able to isolate that nucleus, that minimal axiom that, in this case, as you can see, it is absolutely impersonal. It is not “I was watching...”. It is “an eye fits in the gap, an eye fits in the crack”.

-Beyond knowing your situation, your outlook of the world, does it produce a change in your life? Reliefs?
-In that moment meant a great relief, much more flexibility regarding the symptom, that made me fit a thought with another constantly. And not only in my daily life – because the analysis is a aprt of our life for us – but also in the management of the time in the sessions, because the position of fitting the eye in the gap, and be watching, express – and this is a latter thought – the idea that there can be a place, like a panopticon from where everything can be seen. That is what held that phantom. The idea that there is a panopticon from where everything can be seen, the absolute eye. That is linked with the eternity, because only God, if He exists, would be that absolute eye that could watch and see everything. That is what Lacan called “the moment of the phantom”: the phantom is held in time and causes a supposed perpetuation. And that also affects our life, because the relationship we have with the time in our life and in the analysis. The possibility of extracting that formulation, as I said earlier, and “unfit” the eye from the gap, opened a relationship with time that is linked to the contingency of events that happen, and a perception, if we can call it that, I don’t know if it the most appropriate word, an awareness, a warning about how ephemeral everything is. So, I would say that there is not time to lose. No time to stay thinking and watching.

Traducción realizada por Felicitas Soria. 


[1] “Calzador” in Spanish. It relates to “wanting to make everything fit”: Gorostiza uses the word “calzar” when talking about it..[N. de la T.]


16 de agosto de 2012

Leonardo Gorostiza, english version: "From doctor, to psychoanalyst" (1/3)

Leonardo Gorostiza, english version: "From doctor, to psychoanalyst" (1/3). You can also read part 2 and part 3

Traducción al inglés de nuestra entrevista a Leonardo Gorostiza, presidente de la Asociación Mundial de Psicoanálisis. Para acceder a la desgrabación en español, ingrese a "Del médico, psicoanalista" (parte 1), "El análisis lacaniano" (parte 2) y "De los pricoanalistas, hoy" (parte 3).

Cita en las Diagonales, revista audiovisual de psicoanálisis y cultura dirigida por Tomás Hoffmann y Susana B. de Hoffmann. Visite www.citaenlasdiagonales.com.ar y síganos en www.facebook.com/susanahoffmann.

Traducción realizada por Felicitas Soria.


Leonardo Gorostiza, english version: From doctor, to psychoanalyst (1/3)




-Tomás Hoffmann- Leonardo Gorostiza, president of the World Association of Psychoanalysis, psychoanalyst of the School of Lacanian Orientation and the School One. Welcome.
Psychoanalyst of the School of the Lacanian Orientation, and the School One, means that, within the framework of the WAP[1], there is a privileged narrative of the works of Lacan, about the ways that some chosen colleagues first and the whole community later, are appraised of the main points of analysis, regarding the pass from "analysand" to “analysant”.
Although we are not in that particular setting, I do think that our readers will be interested in learning the characteristics of an analyst’s education. In other words, Leonardo, we want to know how you became interested in Psychoanalysis.
-Leonardo Gorostiza- It will be quite an autobiographical answer... I will talk about something I haven´t talked about yet.  My first ever contact with Psychoanalysis comes from my father, I think. He was an early reader of Freud. The old translations... He was about 30, 35 years old when he read Freud’s works for the first time; and my father always talked about Freud and what he meant. His most repeated allegory about Freud was that Columbus had discovered a new continent [and so had Freud]. He transmitted and interest, a taste for it. Maybe because he was a writer... words are something related to Psychoanalysis. That is what I received from him. Nevertheless, and here I must mention the importance of my own analysis for me to realise how I decided to become an analyst, there are reasons related to my birth and first years of childhood... to say it in a few words. I was the only child of a marriage that dissolved very early. I was an only child, living with a mother who was under the influence of what we called “ravage”.  That meant that from the very beginning, I had to live with what I could call, between inverted commas, “the madness of the Other”. And I held since an early age, the place of listener: the pains, the suffering, and the heartache of my mother. All this, I realised later, made me decide that I would listen to others in their pain and their suffering, but with a feature that came clear during my first analysis: being the “Only One”. There is something in the role of the analyst, something that Jacques-Alain Miller called the neurotic fundamental of the analyst’s wish, which can be agreed on my many people. It means that the position of the analyst is being the only one, the exception to the rule, the black sheep, the one cast aside, the outcast. In my case, it was something like being the only one who could heal by hearing that endless maternal pain. But the important matter is that, thanks to my own analysis, I began to clear my head and get away from that place. That was pointed out to me. It was the moment which in my field we call “to get cured of the wish to cure”. It is not the same thing wanting to cure madness, than wanting to cure other’s aches. If so, I would be a doctor now. I did graduated from Medical School, but as an analyst I had to go through what it means wanting to cure the other. That happened during my first analysis; to be able to let go of that position: wanting to cure that endless maternal pain. Thus, my choice comes from those two aspects: a paternal aspect, and a maternal aspect; and the mix of features that preceded my birth.

-So, you studied Medicine with the wish to cure
-Exactly.

-With a therapeutic wish
-That´s right.

-And you claim that Psychoanalysis has to get rid of this wish to cure. What do you mean?
-Let´s  see… From what I said before… If the idea of Psychoanalysis, a bit vague, from my father´s side, had an ideal; it was to cure. When I first started to study Freud – we studied together in those years – I approached Psychoanalysis from a therapeutic side. But slowly, by reading Freud...there is a famous statement of his: Psychoanalysis cure as an addition. This means, it affects by addition; and you have to cure yourself of the wish to cure, of the medical furor curandis.

-How? Why?
-Because the aim of Psychoanalysis is that the analysand becomes familiar with the unconscious determinations of his symptoms. And this is the Freudian formula. One this is realised by a subject – and this is not easy, it takes a lot of time – there is a therapeutic effect by addition. This therapeutic effect will not be absolute; this means that some symptoms will remain. There is no chance of a complete cure, a healing ad integrum, as in Medicine.  Lacan’s formula states that there is an incurable nucleus in our beings – and we are speaking beings. This is a fundamental feature. But I wish to say something to avoid confusions about this matter: when someone starts a treatment, it is because that someone is suffering. And the psychoanalyst has to be able to embrace that suffering. The psychoanalyst mustn’t rule out and forget the therapeutic effects, due to the knowledge that the therapeutic effects are by addition. Also, these therapeutic effects need to be tailored to each person. Not everyone can take an in-depth analysis to its end. And reaching a therapeutic effect with someone, at a certain moment, can be extremely important. I am saying this to avoid a certain fundamentalism that says that the psychoanalyst doesn’t care about the person’s suffering. Quite the contrary, Lacan’s formula states that Psychoanalysis is about undoing with words what is done with words. That is the symptom: what is done with words. But we always have to know that there will be some remain that cannot be cured. And that remain is the most distinctive thing of each of us.

-Before talking about that, would you tell us what lead you to your first analysis?
-I remember that I started that first analysis in a “didactic” sense, like it used to be said then. But after one or two encounters with that first Freudian analyst, I realised that what motivated my consultation had put into question my fatherhood; a fatherhood that was being hindered by my identification with the maternal phallus. Because being identified by the maternal phallus is being that wonderful mummy’s boy, who could cure her forever. So, to really be a father, to gain access to my fatherhood, I had to de-identify with it. Of course, I understood this only many years later.

-Was your first analysis useful?
-Yes. That is why I mention it in the testimonies within the pass mechanism...when an analyst goes and talks about his analysis experiences to colleagues. But also in the community [of colleagues] I have included as a part of my analysis that first analysis. Actually, in my analysis –I mean analysis experiences, not only therapeutic experiences- in my psychoanalytical experience I place first that Freudian experience, that later met its Freudian limit, and then the Lacanian analysis.

-Could you clarify what do you mean by Freudian limit?
-If the reasoning was that the analysis lasted long enough to stop being the maternal phallus, this meant that it was necessary that what Lacan called a rectification of the Name-of-the-Father; better known as an oedipal rectification. This means for the father to have an important place, although, paradoxically, my father was omnipresent: in my mother’s speech, in his presence every week, and his presence in public. In a certain way, the paradox is that in order for me to rectify the function of the father, it was necessary for the name of the father, the dead father, in Lacan’s words, to lose importance and become a father that desires. In a way, the end on that analysis implied to acknowledge my father as a man who could desire. That was crucial.



Traducción realizada por Felicitas Soria


[1] World Association of Psychoanalysis

14 de agosto de 2012

"Vocaciones": Gerry Garbulsky, "Dilemas éticos. Psicoanálisis" (3/3)

Tercera y última parte de nuestra entrevista a Gerry Garbulsky, doctor en física del MIT, co-creador y director de la revista Oblogo, coordinador del ciclo de charlas TEDx Río de la Plata, columnista en el programa radial "Basta de todo" y co-fundador y profesor de El Mundo de las Ideas.

En este extracto, Gerry analiza los dilemas éticos que vamos a enfrentar en el futuro a raíz de los cambios tecnológicos que se vienen y reflexiona sobre el intercambio entre consciente e inconsciente a nivel de los deseos de las personas.

Se puede acceder a los dos extractos anteriores haciendo click en los siguientes enlaces: "El investigador" (parte 1) y "El factor humano" (parte 2).




"Vocaciones": Gerry Garbulsky, "Dilemas éticos. Psicoanálisis" (3/3)


-"Está bueno que seamos más conscientes de lo que nos pasa, de qué decisiones tomamos cotidianamente. Parte de lo que nos puede hacer salir de la inequidad y de la mediocridad tiene que ver con estar mucho más activos respecto a lo que nos depara el nuestro futuro, ser más conscientes de qué decisiones tomamos, de qué dilemas éticos vamos a enfrentar rápidamente".
-"Pensemos en los avances en la medicina. Por ejemplo, el implante coclear, a través del cual algunos chicos totalmente sordos pueden escuchar. Uno puede preguntarse qué pasaría si pudiéramos, gracias a ese dispositivo, lograr que esos chicos escuchen mejor que nosotros: una longitud de onda que nosotros no escuchemos, por ejemplo. O lograr que suceda lo que hacía la Mujer Biónica, que escuchaba lejos. Entonces, la pregunta ética es: ¿vamos a aceptar que alguien con buena audición se quiera hacer un implante?".
-"Hubo un gran debate sobre permitir o no que compitiese Oscar Pistorius en los Juegos Olímpicos. La primera vez, dijeron que no, porque estaba sobrecalificado. Un discapacitado, en el lenuguaje antiguo, ahora aparecía como sobrecapacitado. Uno puedo preguntarse: si esas piernas son mejores que las nuestras -a él se las pusimos porque tuvo un problema y no tiene las suyas-; si esas piernas multipropósito funcionaran, en el futuro, mejor que las nuestras, ¿por qué no me las corto y me pongo esas otras, si son mejores? Uno se horroriza con estas cosas, pero hoy entramos al quirófano para arreglarnos la nariz".
-"Esto se discute en círculos muy  pequeños, pero no en forma general. Y esto se viene más rápido de lo que pensamos".
-"Me gusta esa analogía del elefante y el jinete, en la que el jinete trata de dominar al animal pero el elefante hace lo que quiere. A lo sumo, lo puede hacer girar un poco para un lado o para el otro, pero no mucho más. Cada vez me convenzo más de que somos el elefante y no el jinete, a pesar de que vivimos con la ilusión. Cada vez me doy más cuenta de que la gente en su consciente se cuenta cuentos. Toma decisiones por alguna razón propia del elefante".

Escriben los psicoanalistas: "La esclavitud de follar", por Constanza Michelson

Morir, después de haber sentido todo y no ser nada.
Teresa Wilms Montt


Follar está de moda. Siempre lo ha estado dirán algunos. Pero no. La moda es una cuestión ideológica. Follar está al servicio de la biopolítica.

La política del sexo hoy es la de la cobardía. Con cara de libertad pero con cuerpo mezquino.
La ciencia envuelve al sexo con el manto funcional de lo “saludable”. Bueno para el corazón como hacer deporte y comer fruta. Que la hormona, la feromona, la endorfina. En el fondo el sexo se reduce a un pichicateo endógeno (por eso legal).

Por cierto, la recomendación es a que sea plastificado, así no se toca al otro que siempre es una amenaza. Un riesgo de tocar al otro - potencialmente sucio e infectado- es que pudiera llevar al comensal a incurrir en gastos para el Estado.

Pero tocar al otro es también una amenaza para la ética de la felicidad masturbatoria: Gozar solo, el otro -en tanto cuerpo anónimo- es desechable, mucho más fácil que ensuciarme en los enredos del contacto con la diferencia. Demasiada socialización probablemente llevaría a la Economía a una crisis de sobreproducción: sabemos que cuando se ama, los objetos dejan de ser importantes…

Me pregunto de qué se habla cando se alude a la libertad sexual contemporánea. Supongo que la referencia es a la libertad de contratos. Pero más allá de los viejos convenios – que por cierto, nunca fueron cumplidos (que como toda norma, existen para ser transgredidos)- se trata sobretodo de estar libre del otro.

Pienso en el otro como la radicalidad de lo que me excede. Más allá de mi control, de mi seguridad, de mí. Un horror sí. Un éxtasis también. Perder-ser.

Las mujeres, siempre algo locas, sabemos de los placeres del extravío. Le llamamos amor muchas veces. Aunque sea mentira, pero ya decía Balzac que cualquier pasión que no se crea eterna es miserable.

Aunque por una noche, el sexo prohibido y anónimo puede ser valiente y libre. Cuando el descarrío de la lengua, la arritmia disidente del gran libro biológico implica la entrega que por un instante se proyecta al infinito, aunque se fugue…
Pero hoy el encuentro pasajero es reducido a su vertiente infame de la utilización orgánica de un cuerpo sobre el otro.

Lo masculino, tanto en hombres como cada vez más en las mujeres hoy, se resiste a ese amor- pasión. Amor -contingente pero inmortal- que es un desvío beligerante del goce pequeño del orgasmo.

Para el capital y lo masculino, es siempre mejor poner en juego el cuerpo en su estatuto biológico, descarga tras descarga, desechando objetos. La masturbación con o sin otro ser humano, es placentera pero no alcanza las delicias del vuelo compartido. Aunque parezca sucia, huele demasiado a jabón. Si no hay riesgo, no hay arrebato.

La pasión fálica, el dinero, el fútbol, la guerra, siempre han sido escapes al goce marginal de lo femenino: excesivo. Ya decía García Márquez: “…el gozo que le produjo esa mujer, le había permitido entender por qué los hombres tenían miedo a la muerte”.

El amor también tiene su faz mediocre cuando supone la posesión. Porque el amor totalitario también anula la diferencia. Ahí no hay deseo que resista, apareciendo el accidente sinuoso de otro cuerpo la tentación del paraíso.

Por mi parte, aún prefiero las mentiras al oído, la resaca de un encuentro, que un contrato posmoderno de sexo controlado, avaro de la locura de a dos, sobrante de hule.

Constanza Michelson
Publicado con autorización de la autora

13 de agosto de 2012

"Y entonces escribí... Peripecias de la vocación", por Serafín Penumbra

Pensar en la vocación y en el acto creativo para apretar el vínculo en mil palabras, se me antoja un desafío que sólo se afronta si la invitación es irresistible. Araca, Corazón.

Alguna vez Kundera y Stevenson se me entreveraron en una de esas gotas que rebalsan vasos, cuando me tocó advertir que por encima de mi viejo Jekyll se asomaba un Hyde urgido y fulero, más plantado en lo gris que en lo negro. Kundera, por su parte, perfeccionaba el puente mediante la figura de Helena, personaje que sostiene cúpulas y terrazas en la impecable arquitectura de La Broma. En definitiva, el inquietante desvelo de Stevenson, quintaesencia del psicópata literario, se me instaló entre las cejas con la soterrada desesperación de Helena, en particular por los tapones de punta ante la dicotomía burguesa del Hombre público y el Hombre privado, pavura de la Primavera De Praga, búsqueda incansable de una identidad absoluta, de una abolición necesaria. También yo, de golpe, me desdoblaba. Y me desdoblaba para mal, con consecuencias que me calaban hasta el tuétano. Desangelado, a puro encierro, encontré las razones. De modo que la primera decisión consistió en alimentar la llama del inconformismo con el cartón de un diploma universitario, consecuencia de una carrera tradicional, segura, en cuyo ejercicio se me habían escapado diez años largos. Similares reacciones provocan el quemar naves y el quemar diplomas, tanto que las miradas de mi alrededor se estrangularon de una socarrona incredulidad, de un cristalino terror.

La literatura viene con el descubrimiento del mundo, es decir que mi plan no se cifraba en inaugurarme en nada sino apenas en sumarle horas a una pasión omnipresente. Parar la olla, por contigüidad, constituía un reto que se superaba con ahorros y garfios cruzados. Y de pronto me tocó ganar algún premio y hasta fui mentado por prestigiosos escritores que, en arranques de amable miopía, dejaban caer elogios sobre cuentos y novelas que se me habían dado al calor de la llama del cartón fallido. Y hablé con editores y publiqué crítica en portales de música y respondí llamados de una radio y me dispuse a coordinar mis propios talleres literarios. Entonces me inventé un seudónimo estrambótico, lo registré y abrí el blog de La Flor En El Fusil, más que nada por despuntar el vicio con una intensidad distinta, con un diferente celo estético y con un rigor técnico que, lejos de renuncias y postergaciones, empezaba a responder a una carga horaria más compleja. La sorpresa, por lo demás, continúa prolongándose cuando me descubro escribiendo para Cita En Las Diagonales. Jekyll, a todo esto, chocho de la vida.

Muy de moda se ha puesto el preguntarle a los escritores cuál es la función de la literatura. Las respuestas, para mi espanto, abarrotan párrafos interminables. Por eso se me ocurre que la próxima clave supone comprender que la literatura, lo mismo que las restantes mañas del arte, no tiene funciones ni en lo peor de sus recovecos. Funciones tienen las tapas de cilindro y los ministros del poder ejecutivo. La literatura, por supuesto, es una respuesta. Y claro que es una respuesta insuficiente, dado que toda su pregunta estriba en nuestra condición efímera. ¿O acaso los murales rupestres nacieron por previsión de un fenicio avispado? No voy a cansarme de repetir que cualquier manifestación artística se sublima en un acto de subversión contra la muerte. Desde la refulgencia platónica hasta la convicción cartesiana de Montaigne, desde la fatalidad de Pavese hasta la crudeza de Hemingway, desde la inteligentísima ternura de Cela hasta la conmovedora indulgencia de Bioy Casares, sabemos que lo que pretende el escritor es asomarse a ciertos misterios del universo. Y en ese intento el escritor va a contrapelo de su certeza trágica, con un coraje que es propio de una certeza menor y aterradora, la plena certeza de que el objetivo jamás se alcanza. El placer, el triunfo, la recompensa, radican en los escasos e intensos puntos de acercamiento. Las pretensas funciones del arte no son más que comida de parlanchines, gambetas al vacío, confusiones dialécticas. La literatura, como el sol, no tiene funciones: genera efectos. Liberar a la literatura de su carga equívoca nos valdrá una zancada de Goliat para acceder a la real naturaleza del acto creativo.

El esencial resorte del acto creativo, por consiguiente, se debe nada menos que a la disposición. De motivo literario, hasta el gañote está la vida. De suerte que la literatura no sólo se ejerce blandiendo un lápiz sino sacando a pasear al perro o esperando en la fila del almacén. La febril convocatoria se practica en la vigilia y en el sueño, a la zaga de una contradicción que impone agudizar una gran pupila para captar un estímulo encandilador que se encuentra en todas partes. La modelo desnuda siempre se nos acomoda enfrente, aunque también hay que saber pintarla en la oscuridad.

Acaso lavándome las manos con el jabón ecléctico, como Poncio Pilato en comercial de Palmolive, creo que negarle sustancia a la inspiración no equivale a quitarle la entidad sino apenas a cambiarle el nombre. Porque en cualquiera de los extremos lo que prevalece es una peculiar inclinación del ánimo, una saludable apertura del pecho. Lo demás se define por intensidad, por minuto crucial, por conocimiento. La sospechada mentira de la magia no configura razón suficiente para sustraerse de la magia misma. Si la inspiración no es el consabido milagro griego del azar, pues será el consabido milagro de la mujer subyugante, del vino que no defrauda, del viaje que se consuma, del piano que reconforta. O bien será, en los supuestos más afortunados, una cotidiana maravilla de la fluidez. El secreto, esta ridícula pólvora en colores, consiste en averiguarse sin piedad, en saber dónde espolearse para sangrar lo justo. En mi caso, las mujeres subyugantes o los vinos que no defraudan se intercalan desde menos con una mesa de campo en la que hay una computadora portátil, una planta, un mate vaporoso y una camiseta de fútbol que lleva un mítico número once. También, por gracia de una Bauhaus telúrica, tengo una silla. Así, al yugo de la carambola, aprovecho y comulgo con Picasso: a la inspiración se la espera trabajando. ¿O la frase de Picasso no alude a una constante determinación, a una persecución desde las tripas? That which we call a rose, by any other name would smell as sweet.* Al motivo literario se lo busca durante la semana entera y se lo trae de los pelos cuando nos sentamos a la máquina.

Ahora bien, supongo que entre el hallazgo de la vocación y el resorte del acto creativo se despliega un mecanismo de purificación, un juego de filtros que, sin excepciones, remata en la Verdad. Y la Verdad, ésa que viene con mayúscula, es la cara más bruñida del poliedro de la Vocación, en especial cuando la Vocación también se escribe con una letra grande. Y la letra grande, tal como lo postulaba Mandrioni, se despliega sobre el firmamento de la vida, incluso cuando la otra vocación es la de manejar un taxi o la de atender primerizas.

Pero lo mejor del baile está en comprobar que a veces, en un recodo del camino, la Verdad se encuentra con la Belleza. Entonces llega la ocasión dorada. Y de repente el vino, el vino que no defrauda, recobra su propósito histórico y vibra desnudo al final del puño, allá arriba, en la oronda panza de la copa. Después de todo, cada noche es la de un sábado si vamos a celebrar el fracaso de Hyde.


Serafín Penumbra
La Plata, 19 de julio de 2012. 

__________________

*William Shakespeare, Romeo And Juliet.

11 de agosto de 2012

Los vínculos de Cita en las Diagonales

Cita en las Diagonales es una revista audiovisual de psicoanálisis y cultura creada por los psicoanalistas argentinos Tomás Hoffmann y Susana B. De Hoffmann. Pueden conocerla en www.citaenlasdiagonales.com.ar y enterarse de todas sus actualizaciones en www.facebook.com/SusanaHoffmann.

Fruto del esfuerzo de Tomás y Susana, y con la colaboración de un equipo transdisciplinario, la revista se ganó un lugar en el mundo del psicoanálisis. Muchos destacaron la calidad cultural de su propuesta y de su arte.

En agradecimiento a todos ellos, Cita en las Diagonales creó una sección llamada "Vínculos", donde se colocaron accesos directos a cada una de las escuelas de la Asociación Mundial de Psicoanálisis

-Escuela de la Orientación Lacaniana (EOL): www.eol.org.ar
-École de la Cause Freudienne (ECF): www.causefreudienne.net
-Escuela Lacaniana de Psicoanálisis (ELP): www.elp-debates.com
-Nueva Escuea Lacaniana (NEL): www.nel-amp.org
-Escola Brasileira de Psicanálise (EBP): http://ebp.org.br
-Nouvelle École Lacaniene de Psychanalyse (NLS): www.amp-nls.org
-Scuola Lacaniana di Psicoanalisi del campo freudiano (SLP): www.scuolalacaniana.it




Susana Hoffmann en EntreMujeres.com

Susana Hoffmann, directora de Arte y Producción de Cita en las Diagonales, fue entrevistada por las periodistas de EntreMujeres.com, un portal web de noticias y entretenimiento destinado a las mujeres argentinas.

La nota, titulada "La vocación, el eje de una cita con el psicoanálisis y la cultura en Internet", fue realmente muy interesante, pues indagó en muchas de las cuestiones que dan vida y sentido a nuestra revista audiovisual de psicoanálisis y cultura. 

Los invitamos a leer la nota haciendo click en este enlace

10 de agosto de 2012

"Vocaciones": Gerry Garbulsky, "El factor humano" (2 de 3)

Segunda parte de nuestra entrevista a Gerry Garbulsky, doctor en física del MIT, co-creador y director de la revista Oblogo, coordinador del ciclo de charlas TEDx Río de la Plata, columnista en el programa radial "Basta de todo" y co-fundador y profesor de El Mundo de las Ideas. Los invitamos también a acceder a la primera parte y a la tercera parte de nuestra charla con Gerry.

Gerry recorrió varios temas interesantes en este extracto: sus razones para alejarse del laboratorio y acercarse a eso que llama "el factor humano", a los vínculos con otras personas; el nacimiento de su idea de traer una franquicia de las charlas TED; el nacimiento de la revista Oblogo y su concepción sobre los desafíos y posibilidades que propone Internet.  

Recomendamos acceder a la página principal de TED, la página de TEDx Río de la Plata (se viene un evento nuevo dentro de muy poco!) y la revista de blogs Oblogo.


"Vocaciones": Gerry Garbulsky, "El factor humano" (2/3)


-"El tema de los vínculos empezó a ser cada vez más importante para mí. La física era algo que me estimulaba mucho intelectualmente, que me fascinaba, que me desafiaba, pero para lo que no tenía que interactuar demasiado con la gente y, por otro lado, el problema que estaba tratando de resolver era uno que no tenía un factor humano de por medio. Era un problema despojado de humanidad. Decidí dedicarme a otras cosas en las que el factor humano fuera más cotidiano".
-"Era como aprender un nuevo idioma para mí, en el sentido amplio de la palabra: idiomas, conceptos, formas de pensar. Entender qué era importante y qué no; códigos que uno aprende cuando entra a un nuevo territorio".
-"Lo que me pasó con TED fue que, a principios de 2009, yo ya sentía una insatisfacción con lo que estaba haciendo, ya estaba  pensando en qué hacer. Me había tomado un año sabático, durante el cual había hecho stand up, por ejemplo, y una de las cosas que pensé, por ejemplo, era que nuestro país está muy amarrado a la coyuntura. Un país cuya cultura tiene que ver sobre conversar sobre el programa de ayer a la noche, el partido de fútbol o algo de política o algún escándalo de corto plazo. No digo que esté mal hablar de eso, sino que, para ser protagonista del futuro, para poder crecer y construirlo, tenemos que poder conversar sobre otras cosas: lo que se viene, los grandes cambios que van a haber en todo el mundo, qué vamos a hacer con eso, cómo enfrentar los dilemas éticos sobre qué hacer. Creo que hoy no se conversan estos temas".
-"Yo ya era fanático de TED desde 2007 y se me ocurrió, primero con un amigo y luego con otros más, que quizás su plataforma podía ser útil para sembrar temas de conversación. Ese es uno de nuestros objetivos: sembrar temas de conversación que creemos que están buenos para nuestra sociedad y que hoy no vemos presentes en las conversaciones normales en la oficina, en la cena en casa, en los clubes, en donde sea".
-"Oblogo nace el 26 de enero de 2009, más o menos para la misma época que nace mi idea de traer TED".
-"Estaba en la búsqueda de algo que me satisfaciera más de lo que estaba haciendo antes, y esa búsqueda era un poco caótica -tuvo al stand up como paso intermedio-, y Oblogo surgió como una idea con un amigo que se llama Gustavo Faigembaum, que es un amigo de la adolescencia con el que en aquellos años hicimos una revista que se llamaba Cadima. Era una revista que imprimíamos por un mimeógrafo; recuerdo que era complejo hacerla y que tirábamos tinta para todos lados y luego la regalábamos. Hicimos tres o cuatro números de esa revista. Después, seguimos siendo muy amigos durante toda la vida y siempre nos quedó el bichito de hacer algo juntos".
-"El 26 de enero de 2009, lo fuimos a visitar con mi esposa y con mis hijos a Gualeguaychú, donde vive Gustavo, nos quedamos a pasar el fin de semana. El sábado a la noche estábamos charlando con Gus y leímos que alguien, en algún lugar, dijo "che, ¿ por qué no imprimir blogs?". Con Gustavo dijimos que era una contradicción y que, por lo tanto, nos interesaba. Cuando algo suena contradictorio hay que explorarlo un poquito más. Empezamos a divagar y a soñar con hacer algo así. El domingo a las 10 de la mañana todavía no habíamos dormido porque nos habíamos quedado toda la noche pensando en esto, porque nos dominó la adrenalina. A esa hora, teníamos el 70 o el 80% de lo que Oblogo es hoy, después de tres años".
-"Creo que el tema de cómo Internet está impactando en cada individuo y en la cultura es interminable, que hay mucha discusión todavía y que hay poco de claro sobre qué va a pasar. Hay incluso discusiones sobre si nos está cambiando el cerebro. Lo del tema de que 'el medio es el mensaje' es muy fuerte, porque Internet tiene una estructura muy distinta a los medios tradicionales, por su interactividad, por la accesibilidad de la información, por un montón de cosas. No está claro qué pasa. Lo que sí está claro es que si uno hace encuestas, la gente reporta que pierde la concentración y que tiene esta tendencia de querer cliquear en la próxima ventana. Ahora, la gente no se siente más estúpida por estar en Internet, ni menos creativa; de hecho, hay un montón de creatividad en Internet. Estos estímulos, si son utilizados positivamente, pueden crear un nivel de creatividad que antes no existía, un nivel de impacto que antes era imposible y un nivel de conectividad con gente que tiene intereses afines que antes no se podía lograr".
-"Internet da un montón de posibilidades y también un montón de desafíos. Es muy interesante recordar la discusión entre Platón y Sócrates sobre el valor de la escritura, si era buena o mala. Sócrates no escribía, hablaba. Cuando Platón empezó a escribir, Sócrates le dijo que eso iba a corromper su memoria. Platón dijo que escribir lo potenciaba y que, gracias a hacerlo, podía recordar cosas que antes no recordaba y leer cosas que habían escrito otros. Fue un gran debate. Cada vez que surge una nueva tecnología está presente el debate de Sócrates y Platón".












9 de agosto de 2012

"Y entonces escribí... Una política del síntoma", por Luis Tudanca

El capítulo cuatro antes que los tres primeros y que los seis siguientes. ¿Por qué?
Porque leí “Defender la sociedad” de M. Foucault para captar algo mas su idea de una biopolítica y resulta que me encontré con su pensamiento sobre el racismo contemporáneo, en continuidad con sus desarrollos sobre el poder.
Para un psicoanalista interesado en esos temas no le resulta difícil leer como síntoma ese racismo.
Y en tanto la política del Psicoanálisis es la política del síntoma, a partir de ese hallazgo pude escribir “Una política del síntoma”.
Es una porque no se confunde con La política. Lo sé por experiencia y mucho mas tarde pude reflexionar sobre ello porque empecé al revés: de La política a una política.
Podría proponer leer mi libro a partir del capítulo cuatro y después...habría que pensarlo.
Como dice Lacan, el lector tiene que poner algo de su parte, esto es, puede hacer su propio itinerario.
Pero también escribí porque un psicoanalista lee el síntoma en lo social. Dicha lectura es interpretativa. ¿Por qué interpretativa?
Simplemente porque es lo único que corresponde a nuestra posición como psicoanalistas.
Pero a partir de afirmar eso hay que encuadrar, circunscribir lo que quiere decir una interpretación que pueda aplicarse a la lectura del síntoma en lo social.
Todo eso está en el capítulo uno de mi libro, así que, después del cuatro, recomendaría leer el uno.
Podría extenderme en estas discontinuidades y quizás encontraría cómo desearía que mi libro fuera leído.
No lo voy a hacer porque cada uno puede hacer la experiencia si el tema lo toca.
Finalmente hay una tercera razón por la que escribí este libro.
Esa razón es más íntima, difícil de comunicar, pero haré el intento.
En un libro anterior “De lo político a lo impolítico...” se abordan los mismos temas con argumentos muy parecidos pero...
Entre uno y otro hubo un quiebre de ciertas categorías que estaban bien pensadas pero no lo suficientemente encarnadas.
Por ello el estilo del primero es más “erudito” y el segundo parece más “coloquial”. Uno es más pensado, el otro se ha hecho carne.
Un concepto que cambió por completo mi forma de pensar lo político, me refiero al concepto de lo impolítico, conserva su valor en el pasaje de un libro a otro pero ya no reina sólo, ni conserva ninguna jerarquía por sobre otros.
Comparte un lugar con la acción política antes un poco, cómo decirlo, degradada, criticada solapadamente aún con buenos fundamentos.
El no...sin lacaniano es el trasfondo de esa mutación leve pero fundamental.
¿Y qué queda? Mayor responsabilidad subjetiva porque no se puede eludir el tema de la decisión: qué cada vez y nada de libertad en el asunto.
Es un tema de psicoanálisis puro conseguir que el síntoma singular depurado por un psicoanálisis, vaciado de todos los sentidos atribuidos al Otro, reducido de sus múltiples goces bobos, hasta el punto en que nos encontramos con su esqueleto, pueda encarnarse en uno y lograr, a partir de allí, un estilo en el vivir.
Al primer libro le faltaba la depuración que conseguí en el segundo. Y entonces escribí...

Luis Tudanca

7 de agosto de 2012

Obras: "Notas para Bolivia", por Paloma Fabrykant

La historia comienza a principios de los ochenta, en Buenos Aires, en el piso número 13 de un edificio céntrico. Una familia de clase media, mamá, papá y tres hermanas mujeres: Gabi, Paloma y Vera. Papá es fotógrafo publicitario, mamá es una exitosa escritora, las nenas se crían entre libros, fotos, mucho amor, comprensión y cultura. Si algo puede objetárseles a tan dedicados padres, es no haber estimulado a sus hijas el amor por el deporte. Paloma era una gordita alegre y torpe que se chocaba contra los muebles y se reía.

Si bien la vida en casa era un remanso, en la escuela Paloma sufría las burlas de los compañeros, que recrudecían especialmente durante las horas de gimnasia. Las colchonetas y las pelotas eran su pesadilla, odiaba correr, y se caía hasta haciendo la vuelta carnero. En cambio, disfrutaba mucho de la lectura, sacaba solo dieces en lengua y se perfilaba como la pequeña escritora de la clase. Durante su adolescencia la robustez fue aumentando y los anteojos terminaron de cerrar un perfil al que resultaba fácil acostumbrarse.

La primera en pisar un dojo es la mayor, Gabi, y como en casi todo lo que hacía, su hermana Paloma la siguió. Las dos estudiaban en el mismo colegio, uno universitario muy exigente, que contaba con un salón de judo. Ahí cayeron ambas, escapando del autoritarismo o la falta de tacto de algún profesor de gimnasia especialmente poco notable. En el judo encontraron un nuevo modo de acercarse al propio cuerpo y al del otro. Respeto, cortesía, compañerismo y todos esos valores que los artistas marciales tan bien conocemos. Y Paloma empezó a vislumbrar un camino diferente.

Una porción de pizza y siete cerezas fue todo lo que almorzó ese día, el primero de su dieta. Tenía quince años y estaba locamente enamorada de su profesor de aikido. Para conquistarlo, se había decidido a bajar de peso cueste lo que cueste. Un año después era una persona diferente. Con los kilos de más se fueron timidez y la falta de confianza. A los diez y ocho años egresó del colegio una Paloma delgada, fuerte, con un cinturón verde de judo y la firme decisión de llevarse el mundo por delante.

Como ser Madre de una hija adolescente, es el título de su primer libro. Lo escribió en los ratos libres que tenía entre la facultad de letras y su primer trabajo, una pasantía, como redactora publicitaria, sin sueldo. Lo sacó Planeta a fines de 2001. Paloma esperaba despegar con su carrera de escritora, pero la Historia tenía otros planes. El Corralito bancario irrumpió en Argentina, devorándose todo, la venta de libros cayo en un 80 por ciento y su opera prima pasó sin pena ni gloria.

Decepcionada, no sabiendo si de su país o de sí misma, Paloma decide probar suerte en el extranjero. En 2002 fue una más de la camada de jóvenes argentinos que se instalan en España, más precisamente en Barcelona. Allí pasó poco menos de un año, sirviendo mesas, lavando copas, o cuidando bebés a la espera de una oportunidad para volver a su profesión. Pero no tenía modo de obtener los papeles necesarios paran radicarse en España, y la nostalgia por su familia y las calles de Buenos Aires la empujaron de vuelta a casa.

Mientras tanto, Argentina se recuperaba, y al volver Paloma empezó a tantear los lugares de antes, editoriales, agencias de publicidad, diarios o revistas que quisieran contratarla mientras continuaba sus estudios de letras. Pero nada aparecía y Paloma se sentía cada vez más ansiosa y angustiada. Entonces decidió volver a donde sabía que encontraría un centro: las artes marciales. Recordaba con mucho cariño el judo, pero su animo por entonces era más como de golpear, así que se anotó en karate. Y ahí comenzó la magia. Karate era justamente aquello que había estado esperando. Cada clase era una prueba de fuego en la que debía entregar todo o morir en el intento. Paloma salía empapada, alucinada, feliz. De pronto se encontraba más a gusto practicando de lo que había estado nunca escribiendo, ni haciendo ninguna otra cosa. Karate era una experiencia Zen y la palomita volaba de iluminación

Pero lo que alimenta el espíritu no alimenta el cuerpo, y la karateka seguía desempleada. Entonces llegó el golpe de suerte. La propuesta de la revista Viva fue mejor de lo que podría haber soñado: una columna con su foto para escribir lo que quisiera cada quince días. Ese día corrió, saltó y bailó por la calle. Los siguientes años fueron de ascenso, tanto en el periodismo como en el karate, hasta que llegó el segundo golpe. Acero Cali, el pionero de los espectáculos de Kick Boxing en la Argentina, peleaba en el hotel Hilton. Paloma fue a verlo y sintió que despertaba. Fue aspirar el aroma a atomodeinflamante y saber que nunca dejaría de ver combates profesionales. Como asistente de prensa de Cali, se fue metiendo en el mundo, y empezó a conocer a muchos de los peleadores que hoy están en el primer nivel de MMA del país. Y se fue preparando para el golpe definitivo. Era enero de 2008 y en el mail esperaba una invitación. UFC. Las Vegas.

¿Es azul el cielo? fue –textual- la respuesta al cordial ¿le gustaría venir a presenciar uno de nuestros shows? Ir a ver un UFC es, para cualquier aficionado al combate, como estar en el cielo, y así se sintió Palomita recorriendo el MGM, aplaudiendo a BJ Penn, dejándose estrangular por Wandi, conversando de karateka a karateka con Lyoto Machida. De ese viaje volvió iluminada. Había visto el MMA en sus reales dimensiones y quería mostrárselo a Latinoamérica. Aquí todavía se asociaba con violencia o salvajismo y el estigma del vale todo seguia impidiendo el desarrollo del deporte. Entonces comenzaron las giras. Recorrió Peru, Chile, Bolivia, Brasil, Guatemala, Costa Rica, Paraguay, Uruguay, México compartiendo sus experiencias, enseñando lo que había aprendido y llevando el MMA como una misión evangelizadora por todo el continente. En cada país encontraba escenarios similares: peleadores con muchísimo corazón, pero poco apoyo institucional y mala prensa. Para que el MMA se hiciera realmente profesional faltaba una pieza: la TV.

El siguiente paso llegó en 2010. Space iba a comenzar a dar StrikeForce y necesitaban un comentarista. En principio habían buscado un hombre, pero no había ningún periodista preparado. Sólo una mujer. Paloma llevaba dos años entrenando jiujitsu, más lo que había aprendido en sus viajes, fue suficiente para empezar. Con la práctica fue mejorando, y en 2011, cuando Fox Sports compró UFC ya era la comentarista de más experiencia, por eso fue fácil el pasaje. Pero la pasión por el MMA era demasiado grande para conformase con ser periodista, representante y comentarista… Lo que paloma de verdad quería era pelear.

Pelear es otra cosa. Años repitiendo que el MMA es amor, para meterme a la jaula y quererme tragar las palabras. Ahí adentro no hay amor. El amor hace falta para entrenar cada día, pero cuando cruzás la puerta del octágono hay que dejarlo fuera. Adentro de la jaula te espera una persona dispuesta a destruirte y sólo podés devolverle una actitud igual. Yo la pase mal, muy mal adentro de la jaula. Algo adentro mío se revelaba contra la obligación de pelear. No deseaba herir a mi rival para nada. Quería parar y preguntarle ¿Por qué nos estamos pegando? Así pasó todo el primer rund que obviamente perdí. El minuto de descanso me encontró agotada, angustiada, sin aire, sin fuerzas, sólo quería que termine. Pero para que termine tenía que ser capaz de nokearla o definirla. Entonces la llevé al piso y ya no dejé que volviera a pararse.

Hoy Paloma sigue entrenando, trabajando, viajando y haciendo amigos. No sabe si volverá a pelear en jaula, pero de algo está segura. No se equivocaba cuando definió la sigla a su manera. MMA es Mucho Mucho Amor.

Paloma Fabrykant
Publicado con autorización de la autora

6 de agosto de 2012

"Vocaciones": Paloma Fabrykant y las artes marciales mixtas

Paloma Fabrykant, escritora, periodista y deportista, relató en primera persona todos los detalles del nacimiento de su vocación por las artes marciales mixtas. Les dejamos su texto y también adjuntamos enlaces a una entrevista audiovisual que le realizamos en 2011: primera parte, segunda parte.

No me resulta fácil explicar el origen de mi pasión por las Artes Marciales Mixtas, debido a la multiplicidad de factores que intervienen. Tengo que empezar por mi amor a las artes tradicionales, que practico desde los trece años de edad. Empecé con judo, luego aikido, más tarde karate y en los últimos años también brazilian jiujitsu. Tengo que explicar también, que nunca he sido una dotada para este tipo de disciplinas, que soy de familia más bien intelectual, que tuve una niñez sedentaria, que en mi primera infancia no se me estimuló demasiado la actividad física, por lo que siempre me vi uno o varios pasos atrás de mis compañeras y compañeros de entrenamiento. Sin embargo hay algo en la práctica de artes marciales que me llena el espíritu como no lo hace ninguna otra actividad. Cuando entreno, me siento viva; cuando entreno, soy yo.

La transición entre las artes tradicionales y el MMA fue un punto de inflexión en mi vida. Aunque no lo crean, en principio fui detractora de este deporte. Eran tiempos donde mi fanatismo por el karate do tradicional, y mi obstinación sobre el quinto precepto: “abstenerse de procederes violentos” me hacían ver el MMA como algo brutal y poco marcial. ¿Qué me hizo cambiar de opinión? Fueron dos cosas. La calidad deportiva de los Estados Unidos y la calidez humana de América Latina. En 2008 Zuffa me invitó a Las Vegas a cubrir una de sus funciones (en ese momento yo trabajaba como periodista en algunos medios importantes de mi país y había escrito sobre el UFC con bastante más respeto que algunos colegas, por lo que se me premió con ese viaje). Cuando vi en vivo UFC 84 todos mis preconceptos se vinieron abajo. Lo que vi era deportivo, era marcial, era respetuoso y no era para nada violento. A partir de ese momento empecé a trabajar como corresponsal para la web UFC.com/español, viajando a distintos eventos de Latinoamérica para reportar el crecimiento del deporte en cada país. Y ahí fue cuando me terminé de enamorar del deporte. Cada ciudad que visité, cada peleador que entrevisté, cada academia en la que entrené no hizo más que corroborar lo que en primera instancia había intuido: la enorme riqueza humana que existe en este mundo.

Hay tengo el honor, el privilegio y la enorme responsabilidad de ser “la voz” (o una de las voces) del MMA en América Latina, y siguen lloviendo razones para amar el deporte. Los fanáticos, los seguidores, los practicantes, los periodistas como tu que me pides estas líneas, siguen confirmando día a día que mi camino es el correcto. Mil gracias a todos.


Paloma Fabrykant. Primera pelea de Vale Todo

"Y entonces escribí... Fenómenos de Circo", por Ana María Shua- l Edición

Como suele suceder, yo no me propuse escribir Fenómenos de circo. Todo lo que sabía, cuando empecé, es que había llegado la hora de escribir otro libro de microrrelatos, una extraña necesidad que desaparece durante años y de pronto vuelve a asaltarme con urgencia.

El circo empezó en 2008 cuando el periódico El País, de España, me pidió un microrrelato inédito para publicar en una nota sobre el género. Allí apareció un mago con serrucho. Como cualquier mago tradicional, tenía una galera, y de la galera asomaban unas orejas de conejo. Al conejo venía corriéndolo un león y detrás del león seguía el domador con su látigo. Detrás del domador salió la ecuyere, con caballo y todo, creo que estaba enamorada de él. Y después un grupo de payasos. Así es la vida. Al pincipio los relatos del circo salían mezclados con minificciones sobre otros temas, pero de pronto fueron tantos que se pusieron exigentes y quisieron ocupar el libro entero. No lo pude impedir.

Entonces me tocó reflexionar ordenadamente sobre los oficios del circo tratando de llegar a lo esencial de cada uno. Lo siguiente fue abandonar las cuestiones generales y meterme con las particulares: comencé a investigar sobre la vida real de muchos famosos personajes circenses. Un libro sobre la Historia del Circo, de Dominique Mauclair, me ayudó a organizarme. Como en cualquier investigación actual, fueron años de ir y venir entre los libros y la web. Descubrí libros increíbles, como Traficantes de milagros (Miracle Mongers) escrito por el mismísimo Houdini, el gran escapista, para desenmascarar a todos aquellos que pretendían hacer creer que sus trucos eran magia. (Houdini fue un gran positivista).

Debo aclarar que a mi nunca me gustó mucho el circo. El espectáculo me aburría un poco, aún de niña. Lo primero que me evoca la palabra circo en relación con mi infancia es un olor fuerte y un poco deprimente a orines de bestia en cautiverio. Pero allí está, precisamente la fascinación del espectáculo circense: esa mezcla de oropeles y decadencia, precariedad y brillo, fanfarria y melancolía. La vida es corta y vale la pena vivirla peligrosamente…¡o por lo menos mirar como lo hacen los demás! Y entonces escribí Fenómenos de circo.



3 de agosto de 2012

"Vocaciones": Gerry Garbulsky, "El investigador" (1/3)

Gerry Garbulsky tiene una historia de vida más que interesante. Se recibió de Licenciado en Física de la UBA, con medalla de oro, y, algunos años más tarde, logró un doctorado en Ciencia de Materiales del Massachusetts Institute of Technology (MIT, la Meca de la ciencia y la tecnología en el mundo). Más adelante, trabajó en una enorme empresa de consultoría de negocios, donde se dedicó a asesorar a otras empresas en decisiones clave para su futuro. Todo avanzaba con tranquilidad y firmeza: viajaba por el mundo, tenía mucho trabajo, su opinión era requerida en todos lados... pero sentía que algo le faltaba.

Volvió a instalarse en el país, después de muchos años. Desde su retorno, creó (y dirige) la hermosa revista Oblogo, coordina el ciclo de charlas TEDx Río de la Plata, es columnista en el programa radial "Basta de todo" y es co-fundador y profesor de El Mundo de las Ideas.

¿Cómo saltó este hombre de ciencia desde un laboratorio a la redacción de una revista que leen y disfrutan miles de personas en todo el país? ¿Cómo pasó del análisis de decisiones que influían en el futuro de grandes organizaciones a pensar en proyectos que despiertan el entusiasmo de quienes escuchan las charlas que organiza o brinda? Él mismo se encargó de responder a todas nuestras preguntas. Con ustedes, Gerry Garbulsky.

(Luego pueden acceder a la parte 2 y la parte 3 de nuestra entrevista).


Gerry Garbulsky, "El investigador" (1/3)


-"De chiquito era bastante hincha y solía preguntar hasta desquiciar a todos. Algo me hizo ser curioso, desde siempre".
-"La investigación es la forma más pura de hacer ciencia, en algún sentido, porque estás buscando una respuesta a preguntas que todavía no la tienen. Estás, de alguna manera, en la frontera del conocimiento. Estás en lugares inciertos. Estás tratando de responder a preguntas que ni siquiera sabés si tienen respuesta".
-"Era lo que quería hacer, era lo que me apasionaba. Los sábados me quedaba estudiando, resolviendo problemas, leyendo. No lo veía como sacrificio ni mucho menos, al contrario, era lo que me fascinaba hacer. Era feliz".
-"Creo que siempre fue feliz. Tuve momentos en los cuales me replanteé qué quería hacer porque algo de lo que estaba haciendo empezaba a hacer ruido, y eso me pasó un montón de veces a lo largo de la vida. Hubo un momento en que fui fanático del ajedrez. Entre los 16 y los 17 años, dedicaba más tiempo al ajedrez que al colegio. Jugué un montón de torneos, e incluso jugué torneos por correspondencia".
-"No  era inventor, era investigador. No trataba de construir aparatos nuevos o dispositivos nuevos sino que trataba de entender la naturaleza, trataba de entender cómo podemos explicar las cosas que pasan y predecir cosas antes de que pasen. Me fascinaba el desafío intelectual". 
-"Mi viejo era ingeniero y le encantaba enseñarme cosas como matemática, física... me acuerdo el día en que me enseñó trigonometría, los senos y los cosenos".
-"Una pregunta que me persigue al día de hoy, que no termino de entender y creo que le pasa a todos, es cómo surge la conciencia de las conexiones que tenemos en el cerebro".
-"Tengo gente a la que admiro. Por ejemplo, Richard Feynman. Él fue premio Nobel, ya falleció. Era un enamorado de lo que hacía -aparte de ser súper inteligente y haber hecho contribuciones increíbles al conocimiento. hacía inviestigación en física pero también era músico, hacía percusión".