18 de agosto de 2016

Sección Mascotas - Astrid con Apolo.

Astrid con Apolo 










Silvia Elena Tendlarz


¿Cómo pensar el autismo desde una perspectiva psicoanalítica? ¿Se puede seguir considerándolo como un tipo clínico dentro de la psicosis? ¿Es posible sostener una propuesta de tratamiento analítico? ¿Cuáles fueron las variaciones de abordaje del autismo a través del tiempo?
El libro Clínica del autismo y de la psicosis en la infancia fue redactado a partir de las clases dictadas en la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires en la materia de grado que lleva este nombre durante los años 2013 al 2015, pero es resultado también de algo más.
El trabajo con niños autistas y psicóticos fue modificándose a lo largo del tiempo. Desde los primeros trabajos en los años 30 hasta ahora, la especificidad de la psicosis en la infancia y su relación con el autismo ha despertado el interés de distintos analistas que se han incluido, a través de sus trabajos, en esta gran conversación. Otras orientaciones, como las cognitivas-comportamentales, proponen tratamientos con niños autistas. Por otra parte, a partir de los Manuales Diagnósticos, el término de psicosis es utilizado cada vez menos dejando en el palco de la infancia al autismo como diagnóstico que psicopatologiza la infancia.
Este libro se centra solo en el estudio de los trabajos psicoanalíticos desde sus distintas perspectivas, sus aciertos y tropiezos, sus aperturas e invenciones, y tiene como eje de lectura una orientación lacaniana.
Desde el año 2012 se ha producido un giro en la comunidad psicoanalítica lacaniana internacional en relación a la forma de abordar el autismo. Deja entonces de considerarse como un polo extremo de la esquizofrenia y cobra su propio estatuto. Este vuelco conceptual abre un camino novedoso de invención y de encuentros en la clínica del autista, que son explorados, tematizados, abordados en su singularidad, respetando la diferencia y la diversidad.
Las clases dictadas en esta Cátedra de la Universidad de Buenos Aires fueron la ocasión para mí de explorar las consecuencias teóricas y clínicas de la distinción entre el autismo y la psicosis, y de recorrer los senderos por los que transita la "exploración del autismo". Desde la orientación lacaniana transmitida por Jacques-Alain Miller, y a partir del seguimiento atento de los trabajos tanto de Eric Laurent como los de Jean-Claude Maleval, volví a trabajar sobre la propuesta de los distintos autores, y las puntualizaciones de Jacques Lacan sobre el autismo y sobre la psicosis en la infancia en forma diferenciada. Mi primer libro sobre el tema, ¿De qué sufren los niños? La psicosis en la infancia, de hace veinte años atrás, de 1996, fue vuelto a interrogar desde este nuevo hilo de Ariadna que provocó en mí sorpresas y descubrimientos inesperados.
En un siglo en el que las narrativas autistas despiertan cada vez más interés, este libro intenta transmitir algunas reflexiones sobre el trabajo en la comunidad analítica, y qué se puede aprehender sobre las preguntas que despierta el autismo.
Si bien inicialmente este libro fue pensado como expresión de las clases dictadas oportunamente, su transformación en un texto escrito incluye algo más. Surge entonces la necesidad de transmitir la manera en que se ordenaron para mí todos estos textos incluyendo algunas precisiones suplementarias. Así, el texto escrito interpela a quien lo escribe y se desliza en su vuelo a la manera del Icaro de Raymond Queneau.
No se trata entonces solo de lo que resta del decir en lo dicho, sino de fijar en lo escrito un decir. El lector tiene pues la última palabra.

Silvia Elena Tendlarz
Buenos Aires, enero de 2016


13 historias desparejas y un desenlace por Anibal Leserre.

ANIBAL LESERRE
Basta un simple recorrido por los títulos de las trece historias desparejas para constatar que son fieles a la propuesta del libro: no son simplemente relatos, se trata de una ficción donde la locura, el destino, la muerte, se entremezclan en semblanzas que bordean la ciencia ficción. Sin embargo en un sentido muy cercano, ya que lo que acontece a varios personajes de estas crónicas, nos puede ocurrir mañana mismo a cualquiera de nosotros. Y a pesar de lo trágico de los temas tratados está llevado a cabo con un toque de humor e ironía que probablemente le arranque una sonrisa al lector.

         Siendo el autor practicante del psicoanálisis no hay en las historias un sesgo analítico,  aunque está presente colateralmente en varias páginas.
         Por último, y a modo de simple ilustración tomada de Voces del cuerpo, cito: Se destacaban ciertas partes de su cuerpo: por ejemplo, desde la espalda, la voz adquiría un carácter sufriente y siempre, cuando hablaba, estaba quejándose del peso que llevaba encima, mientras que su pecho no solo suspiraba al compás de la respiración, sino que de tanto en tanto se le daba por cantar un tango, el preferido era Naranjo en flor; sin embargo, el único problema era que desafinaba a más no poder y no recordaba la letra así que improvisaba.  
         Para finalizar entonces, el lector tiene ante sí trece historias desparejas y un desenlace… que lo disfrute

11 de agosto de 2016

El sexo y el uso de la lengua - Por Araceli Fuentes




Araceli Fuentes
El sexo y el uso de la lengua
Por Araceli Fuentes

Distintos movimientos sociales se rebelan hoy en España contra el uso “machista” de la lengua. A partir de este rechazo tratan de imponer un nuevo uso de la lengua que atañe a la manera de entender el sexo. Ya no utilizan más “el hombre” como universal que designa a hombres y mujeres, ahora lo sustituyen por un agotador “los hombres y las mujeres” o bien utilizan el femenino como universal en sustitución de “el hombre”. Sin duda desconocen que la lengua dice mal el sexo, que un solo término dice en la lengua la diferencia sexual y que en lo que respecta a lo femenino la lengua se queda corta, no puede decir el Otro sexo.
En la última campaña electoral, algunos políticos que se hacen eco de esta corriente impulsada sobre todo por la teoría del género, han utilizado expresiones tales como “nosotras estamos contentas por… “para referirse a un universal que la lengua corriente dice en masculino. Y no son solo mujeres las que utilizan el femenino dándole un uso universal, algunos hombres han empezado a usarlo de la misma forma. Hemos podido comprobarlo con asombro en TV.
Quienes hacemos un uso corriente de la lengua asistimos un poco estupefactos ante este nuevo fenómeno que trata de forzar el uso de la lengua para hacerla “políticamente correcta”, por creer que hablando en femenino se hace posible lo imposible de decir.
No siempre somos espectadores de lo que está sucediendo, también podemos ser cuestionados por quienes pretender universalizar un uso, en principio privado, de su lengua. Llegados a este punto toda conversación concluye o se convierte en una discusión generalmente sin salida sobre cómo debe usarse la lengua. Se trata de una reforma ideológica de la lengua que se quiere imponer, obviando que hay un real que la lengua no dice y que hay un gusto en el decir difícil de cambiar.
Sabemos que hay sujetos que rechazan los efectos de limitación que la lengua ejerce sobre el goce de los hablantes y prefieren pensar que la represión es cosa de la tradición o de la cultura. También sabemos que la lengua produce goce y es un vehículo de goce. Hasta aquí no hay problema, el problema surge cuando quienes piensan de esta manera exigen eliminar el saber y la razón con el argumento de que solo se trata de aceptar los hechos. Hace poco asistí a una mesa redonda sobre transexualismo en una universidad, cuando uno de los ponentes comenzó a desplegar su teoría sobre el transexualismo se vio interrumpido con agresividad por varios transexuales que le objetaron que toda teoría que trate de explicar un hecho como el transexual es en realidad un rechazo del transexualismo y que no hay que hacer ningún tipo de reflexión sino aceptar el hecho y punto. Lo sorprendente fue que la autoridad académica que asistía al acto se plegó sin decir una palabra ante semejante desatino.
¿Estamos asistiendo al surgimiento de un nuevo fundamentalismo que en nombre de los hechos rechaza el saber?
El rechazo de algunos sujetos a ser nombrados con cualquier término que le dé una identidad sexual se manifiesta en casos extremos entre quienes no quieren ser considerados ni hombre, ni mujer, ni homosexual, ni travesti, ni transexual. Sujetos que, por otra parte quieren ser reconocidos, al menos algunos, como quienes rechazan cualquier tipo de identidad sexual que los identifique.
¿Se plegaran las distintas disciplinas, los distintos saberes, a su autoinmolación para ser respetuosos con los hechos?
¿Qué posición podemos tomar los psicoanalistas frente a este fenómeno tan parecido a cualquier fundamentalismo?
¿Nos resguardamos en la consulta, único lugar donde algo podría ser dicho y escuchado o trataremos de decir públicamente cual es nuestra posición al respecto? Al parecer la posición pública de Lacan en  mayo del 68 frente a los estudiantes desalentó a algunos de embarcarse en opciones como extremas como la guerrilla urbana u otras.
Cuando se habla en público no se sabe si alguien podrá escuchar lo que se dice, no hay garantías de ser oído, lo que no puede ser una coartada para callar. En este caso, me parece que se trata de la ética de cada uno. La ética, que como sabemos no es la relación que tenemos con las normas o los ideales,  sino la relación que cada uno tiene con lo real.




Araceli Fuentes, psicoanalista, miembro de la Escuela Lacaniana de psicoanálisis y de la AMP.

6 de agosto de 2016

Ruth Gorenberg - ...y entonces escribí...





Ruth Gorenberg
Y entonces escribí....

En el marco la Maestría en Clínica Psicoanalítica de Icdeba, en Universidad de San Martín, corresponde la presentacion de una Tesis, para acceder al  Título correspondiente.  
Mi camino tuvo obstáculos varios ...y sin duda me faltaba decidir cuál era el problema que yo quería plantear .
Dada mi afición al canto, una querida colega: Ennia Favret, con quien colaboré en tareas docentes durante bastante tiempo, arriesgó: “tu tema es la voz!” Mi analista apoyó: “sería una  oportunidad para hacer algo propio”...


Ruth Gorenberg

Laura Fernández - Obras - Artista - Torino

Italia en Artista, pitriccePittrice en Artist y Art Teacher international en IBO


Balcones de Turín




Laura Fernández - Artista - Turín.

Laura Fernández




Laura Fernández